Actrices y políticos, polémica atracción

37

En un país no muy lejano, reyes y príncipes se enamoran de bellas plebeyas, a quienes con­vierten en ¿Princesas?, o ¿Brujas?, DESCÚBRELO

Princesas o brujas, príncipes u ogros, en ese país no muy lejano se enamoran poderosos reyes de bellas plebeyas; se envuel­ven entre sí, se gustan, se admi­ran. Ellos caen rendidos ante su belleza y su talento. Ellas caen rendidas a su poder, a su autori­tarismo. Son políticos y actrices, un hechizo que los enamora y los encanta, al grado de casar­se y formar familias, en algunos casos. A continuación te mostra­remos algunos ejemplos y trata­remos de descubrir el hechizo.

Manuel Velasco y su esposa rebelde

En un reino de fantasía vivía una joven muy re­belde, de nombre Anahí. En otro reino habita­ba un joven de buena familia, con aspiraciones para gobernar sus tierras, Manuel Velasco. La cortejó, la conquistó y ella cayó rendida a sus pies. La boda sucedió en 2014, de manera pri­vada, sin muchos invitados.

Después de las risas viene la calma

En un país de la comedia, en 1997, una jo­ven Victoria Ruffo trabajaba en las telenove­las, ella fue seducida por un hombre que fin­gió una boda luego de embarazarla. Terminó su relación pero un día, el amor tocó a su puer­ta. Un apuesto político de nombre Omar Fayad le prometió una boda muy real en 2001.

Ciudad de México (18/12/2016).- Llegadas al teatro Tepeyac. PHOTOAMC

Enrique y su Gaviota

En una tierra llamada México, por el año de 2008, un rey de nombre Enrique Peña Nieto conoció a una cándida Gaviota lla­mada Angélica Rivera; ella actriz, bella y carismática. Él, un po­lítico guapo, con futuro prometedor. Peña Nieto necesitaba a alguien junto a él para dirigir México, se conocieron, se enamo­raron y por fin de casaron, en 2010. Hoy, hacen maletas…

Fuego en la sangre presidencial

Adela Noriega, una joven y encantadora actriz, fue presa de los escándalos mediáticos, pues se le relacionó con un mandatario poderoso, muy decidido a todo. No se sabe mucho de esa relación, se rumorea que ya tiene frutos y que viven fuera del reino. El hechizo fue una fuerte atracción entre los dos.

Carrusel del amor

Ludwika Paleta y Emiliano Salinas, hijo de Car­los Salinas de Gortari, viven su amor al máxi­mo. Fue a mediados de 2010 cuando comen­zaron los rumores de un noviazgo entre los dos. Convencido de su amor por Ludwika, Emi­liano le pidió matrimonio en julio de 2012, aun­que ella había sido casada y tenía un hijo. Se casaron en Mérida, Yucatán y siguen juntos.