Llénate de vida sin azúcar

34
coconut sugar, milk and oil on wooden surface

Dejar los endulzantes se ha convertido en más que un reto, en todo un estilo de vida

El consumo excesivo de azúcar afecta la de salud del organismo humano. La obesidad o el deterio­ro en los dientes pueden angus­tiar por lo evidentes, pero también hay otros problemas que no se no­tan a simple vista y son igual de preocupantes.

El alto consumo de endulzan­tes es causa de graves enferme­dades como la hipertensión, insu­ficiencias renales o la diabetes y se convirtió en un problema al que to­do el tiempo estamos expuestos y debemos conocer más de él para controlarlo.

No hay una fórmula mágica pa­ra dejar de consumir y tampoco es necesario abandonarlo totalmen­te. Para empezar, es conveniente informarse de lo que se consume, ser consciente de que el azúcar adicionada tiene otros nombres en las etiquetas (como glucosa, lacto­sa, fructosa, almidón sirope o jara­be), pero mantiene las mismas con­secuencias.

Otra recomendación es au­mentar en la dieta alimentos que contengan proteína y fibra crea sensación de satisfacción y ha­cen que el cuerpo no pida más comida.

Los beneficios de disminuir el consumo de azúcar se pue­den observar en varias áreas. La obesidad es un problema de sa­lud pública que se puede controlar con mayor efi­cacia poniendo atención a lo que consume la ciu­dadanía.

Otro tipo de azúcar

Existe un azúcar considerado “natu­ral” que es el que viene con los ali­mentos. La fructosa, por ejemplo, es un tipo de azúcar que está en las frutas y la miel.

El camino a la felicidad no es dulce:

 Ley del hielo

Toma ventaja de que no quieres volver a ver dulce en tu vida y prohíbetelos por al menos tres días.

Fibra por azúcar

La fibra no sólo puede ayudar a adelgazar, sino también a combatir los antojos dulces, ya que regula sus niveles.

Más agua

Cuando tu organismo está deshidratado, los antojitos dulces invaden tu mente en ese instante, necesita oxígeno.

Como consuelo

Si en verdad necesitas ese sabor a dulce, no hay nada mejor que las frutas para calmar tu antojo.

Sin sustitutos

El problema con estos alimentos es engañan a tus papilas gustativas, por lo que te hacen desear más azúcar.