Analiza el futuro del NAICM en avión

19

A punto de despegar el avión, Javier Jiménez Espriú, futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, se sienta junto al presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Y ahí, a bordo del vuelo que los llevará a Zacatecas, el domingo 7, continúan analizando el que han llamado “el entuerto” de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Jiménez Espriú saca un folder con documentos y empieza a mostrar la información.

Inicia el diálogo, intercambian comentarios, por momentos se les mira pensativos y después vuelven a dialogar. Así, los más de 60 minutos que dura el viaje y el rodamiento hasta la terminal, ya en el aeropuerto de Zacatecas.

En ese vuelo, sólo ellos saben el contenido de la charla y los documentos; pero después, el propio López Obrador habrá de informar lo que charlaron, además de dar detalles durante toda su estancia en Zacatecas y Aguascalientes.

Este lunes, López Obrador da a conocer una postura e información novedosa sobre el futuro del polémico nuevo aeropuerto.

Los cuatro puntos más importantes quizá son: un dictamen de hace tiempo, en el cual la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), establece que sí es viable la operación simultánea entre el actual aeropuerto y uno eventualmente construido en la Base Militar de Santa Lucía.

Incluso, se habrá de revisar si el Estado posee el derecho de vía para construir un tren de la Ciudad de México a Santa Lucía, en el Estado de México en caso de que allá se construyeran las dos pistas y la terminal, si se frenará la obra en Texcoco.

Hoy regresó a sus oficinas de transición. Un par de horas de trabajo, y se retira a una actividad privada, de familia. En su salida los periodistas se acercan a la ventanilla de su auto, pero entre los empujones, rompen el espejo lateral de su Jetta blanco. Saca la mano, trata de acomodar el espejo y comenta con tranquilidad: “¡Miren, miren, miren! Ya lo averiaron”.