Napito fue el tema en SLP

37

SAN LUIS POTOSÍ.– Otra vez el polémico Napito fue tema de conversación. Ahora en la reunión entre el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y el gobernador de esta entidad, Juan Manuel Carreras. Resulta que Carreras hizo una petición especial al mandatario electo: que le ayude a recuperar el Teatro Alarcón, del cual apoderó la organización gremial que dirige Napoleón Gómez Urrutia, Napito, hoy senador de la República, por Morena.

“Me ha planteado que se rescate el Teatro Alarcón que está en poder del Sindicato Minero. Vamos a hacer gestiones para que se rescate, se rehabilite ese teatro, eso es lo que puedo comentar”, afirmó López Obrador al salir del encuentro con el mandatario estatal.

El Teatro Alarcón, con una gran carga histórica, y más por el hecho de que en 1867 celebró ahí Benito Juárez su cumpleaños número 61. El personaje favorito de López Orador en la historia de México. Un incentivo más para rescatar el emblemático inmueble.

Por la mañana, Carreras recibe a López Obrador en la puerta del avión que lo trajo a esta capital. Es una entidad muy plural en la política. El gobernador es del PRI; la capital la gobierna el PAN; el PRD tiene fuerza en algunos municipios, y Morena domina en legisladores federales.

Acaso por eso al final de la reunión, López Obrador le alaba que tiene una gran capacidad de conciliación. Y de convocatoria, añade, porque en el encuentro reúne a legisladores locales, federales, presidentes municipales, empresarios y dirigentes religiosos. Acuerdan trabajar por México y por San Luis Potosí. No podrían decir algo distinto.

Por la tarde, un mitin en la Plaza Fundadores, la plazuela emblemática de la capital potosina. Distinto a lo que ha ocurrido en otros estados, aquí la rechifla al gobernador es mínima. Y extraño, quien se lleva la música de viento y los abucheos es el exlíder de Morena en la entidad, Gabino Morales. Será el delegado del gobierno federal en San Luis Potosí, a partir del 1 de diciembre.

¡Fuera Gabino, fuera Gabino!”, se escuchan gritos incesantes, hasta que López Obrador para esa música. Expresa, enfático, que él ya no es dirigente de Morena y que no se va a meter en los pleitos del partido, pero eso sí, una recomendación: “Gabino es nuestro coordinador aquí y será el representante del Gobierno federal. Le tenemos confianza. Hay que hacer a un lado ya la politiquería”, regaña López Obrador a los militantes quejosos. Y remata: “Ya chole con los pleitos”.