Detecta a tiempo violencia en la juventud

20

Conocer los factores puede ayudarte a evitar que este problema convierta a tu hijo en víctima o agresor

Como padres, es nuestra res­ponsabilidad el desarrollo de ese joven en el que tu hijo se ha con­vertido. Por lo tanto, debes ad­vertir cualquier señal que pon­ga en riesgo su bienestar y el de quienes le rodean.

En los sucesos asociados a la violencia, no es extraño ver ado­lescentes involucrados, ya sea como víctimas o como agresores. Es dentro del entorno familiar, social o escolar donde se condi­ciona el comportamiento de los jóvenes.

Contexto escolar

Entre las causas que estimulan la violen­cia en la escuela, se pueden destacar:

Ser víctima de bullying en las clases.

Ausentarse mu­cho de clase, sin aprendizaje.

 Manifestar con­ducta agresiva o, por el contrario, ser muy introvertido.

 DETECTA UNA CON­DUCTA

VIOLENTA

Puede decirse que un adolescente tiene una conducta violenta si cumple éstas:

Persiste en el acoso o bus­ca provocar a los chicos de su edad o menores.

Ha participado en alguna acción delictiva y ha si­do arrestado an­tes de cumplir los 14 años.

Ingiere bebi­das alcohólicas o consume drogas sin control.

Consecuencias de la violencia

TRAUMAS

Las consecuencias más evidentes generalmente se reflejan a nivel psicológico.

TRANSTORNOS

Desequilibrio psicológi­co. Se aíslan socialmen­te, presentan depresión, pensamientos de suicidio, trastornos de ansiedad.

MALA CONDUCTA

En su entorno: bajo rendi­miento escolar, deterioro del entorno familiar, muer­te prematura, promiscui­dad sexual y ausencia de valores morales.

Estrategias para evitar la agresividad

VIGÍLALO

Observa si tu hijo tie­ne una conducta violen­ta desde niño, en especial desde los 10 años. Si es el caso, toma las medidas pertinentes.

DEMUÉSTRALE AMOR

Esto hará que se sienta querido y seguro. En esas circunstancias, es menos probable que se muestre con una actitud violenta.

AYÚDALO

Involúcrate emocional­mente con el adolescen­te. Trabajar en la empatía contribuirá a disminuir la conducta violenta.

SUPERVÍSALO

Tanto la salud como la se­guridad del adolescente son tu responsabilidad. Es necesario que sepas con quién se relaciona y qué hacen juntos.

PRACTICA ACTIVIDADES DIFERENTES

Que le entre a algún de­porte de equipo.

Cero bullying

Si el chico es víctima de bullying, to­ma acción y comuní­caselo a sus profesores; in­volúcrate en su educación. Además, de­bes garantizar que no se repita.

Ocupa su mente

Otra alternativa para evitar la violencia en adolescentes se­ría motivarlo a hacer traba­jo comunitario. Existen asocia­ciones que están dispuestas a recibir adolescentes que de­seen ayudar. Esto le enseñará a trabajar en equipo y cumplir reglas que pueden servirle a lo largo de su vida.