El gobierno grabó todo

152

El periodista José Reveles recuerda que la Secretaría de Gobernación de Luis Echeverría, ordenó se filmaran los hechos

EL 2 DE OCTUBRE, a las 9:30 horas, el periodista Jo­sé Reveles llegó a la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelol­co. Estaba como reportero de guardia en Novedades, y su je­fe lo mandó a cubrir el tiroteo que se reportaba. Pero no pu­do pasar: un soldado introdu­jo su arma larga a su vehículo, donde iba acompañado de un colega, y los corrió.

Reveles observó a un gru­po de soldados, en la Plaza, que subían bultos a un camión, pe­ro a la distancia no alcanzó a ver el contenido. De ahí, rá­pidamente se trasladó a la 3ª Delegación, donde ya había 14 muertos en la morgue.

A 50 años de distancia, el periodista recuerda: “Esos 14 cuerpos tenían la cabeza destrozada, con la piel pegada al cráneo. Se usó para ello balas expansivas, y ahora sabemos que en Tlatelolco se utilizaron armas de alto poder, es decir, de uso exclusivo del Ejército”.

El también escritor asegu­ra que la represión en contra de los estudiantes, y los hechos del 2 de octubre, fue orquestado por el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz. “Desde un día antes, el 1 de octubre de 1968, mandaron desocupar crujías de los penales de Lecumberri y Santa Martha Acatitla, pues esperaban mu­chísimos detenidos”.

GRABACIONES PERDIDAS

Reveles anota que Luis Echeve­rría Álvarez, entonces secreta­rio de Gobernación, dio la orden de que se grabaran los hechos en la Plaza de las Tres Culturas, el 2 de octubre de 1968.

Servando González Hernán­dez –el primer cineasta mexi­cano en dirigir una película en Hollywwod–, anota el escri­tor, fue contratado para reali­zar las grabaciones. “Y utilizó ocho cámaras nuevas (Arriflex de 35mm y telefotos de hasta de 400mm), que fueron compradas para las Olimpiadas; las es­trenó en Tlatelolco”.

El entrevistado dice que en esa tarea, Servando Gonzá­lez se apoyó en Alex Phillips y Demetrio Bilbatúa, cineastas también. “Se sabe que graba­ron más de 20 horas, pero seconoce muy poco; no se sabe dónde están las películas, se encuentran ‘extraviados’, aun­que se dijo que el incendio en la Cineteca Nacional, en 1982, consumió ese material”.