Para entender el 2 de octubre del 68, a través del cine

Para entender el 2 de octubre del 68, a través del cine

603
0
Compartir
Captura de Rojo Amanecer

El cine, en la sociedad, funge el papel importante de representar, hacer presente lo ausente. Así, el cine sirve como una mera representación de la realidad. No es la realidad, pero nos ayuda a comprenderla. Por ello, es valiosa la aportación que los cineastas y documentalistas han hecho para que la sociedad genere una consciencia histórica, en esta cuestión específica, sobre el movimiento estudiantil de 1968.

Desde la proyección en el año 1989 de la película dirigida por Jorge Fons, intitulada “Rojo Amancer”, en la cual participó la actriz María Rojo, a lado de Héctor Bonilla y de los hermanos Damián y Bruno Bichir.

Hasta el documental “El Grito”, donde se recupera material audiovisual desde julio de 1968 hasta el día en que el Estado celebró el inicio de los juegos olímpicos. A diez días de que Díaz Ordaz perpetrara el asesinato contra una cantidad incontable de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas. Donde la periodista italiana, Oriana Fallacci -quien durante su trayectoria periodística también lograra entrevistar al glorioso Chet Baker-  cubrió los hechos desde su mirada internacional. Sus textos fueron utilizados para establecer una mejor narrativa en este documental, realizado por el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC).

En la película “Rojo Amanecer”, con una narrativa simple, se relatan los hechos sangrientos ocurridos en Tlatelolco. Únicamente grabando escenas dentro de uno de los departamentos del edificio Chihuahua. Testigo de la muerte multitudinaria de hace ya medio siglo.

Este suceso -la represión y asesinato de estudiantes el 2 de octubre de 1968- marcó una coyuntura en el pensar colectivo mexicano. Un antes y un después en la historia de nuestro país, que evidentemente, tuvo su repercusión en el séptimo arte.

Hace seis años se estrenó en la pantalla grande, la película Tlatelolco, verano del 68 (2012)”, dirigida por Carlos Bolado. Donde a partir de la historia de dos enamorados, pertenecientes a dos clases sociales diferentes, se muestra como fueron desarrollándose los trágicos hechos que presuntamente, estuvieron organizados por el mismo presidente y la Secretaría de Gobernación, al mando de Luis Echeverría.

Entre otras películas está Borrar de la memoria” (2011), dirigida por Alfredo Gurrola, así como Ni olvido, ni perdón” (2004), dirigida Richard Dindo. Ambas tratan de representar aquel día que dio paso al fin de un movimiento estudiantil que era tachado de estar impregnado de comunismo internacional. Los estudiantes sólo buscaban hacer respetar la autonomía universitaria, así como defender los derechos del pueblo mexicano, gobernados por un régimen autoritario, represor y asesino.