Ahumada y el complot

118

“Se burlaban de mí, de que hablaba yo de complot, hasta la forma de decirlo, que en vez de decir complot decía yo compló y que estaba mal dicho. Pues no, se puede decir de las dos maneras.

“Pero, en el fondo lo que decían es que no era cierto que hubiese un complot”, le dijo Andrés Manuel López Obrador al documentalista Luis Mandoki.

De acuerdo con AMLO, el video de Ponce jugando en Las Vegas fue grabado por elementos del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) con el apoyo del empresario Carlos Ahumada Kurtz. En el complot, orquestado con la intervención de Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox, Diego Fernández de Cevallos, habría tenido participación hasta la Secretaría de Hacienda. Ellos le habrían pagado a Ahumada una cantidad millonaria por los videos que fueron entregados después a Televisa.

El asunto se demostró con las declaraciones del propio Carlos Ahumada en Cuba, donde fue detenido. “Allá declara que hizo acuerdo con el Gobierno federal, que le ofrecieron dinero, que le habían dado nada más un anticipo”, comentó López Obrador para el documental ¿Quién es el señor López?

Obrador empezó a desconfiar de Carlos Ahumada desde que empezó a notarlo demasiado cercano a su partido en el entonces Distrito Federal. El empresario trató de acercarse a él, pero era rechazado. Tiempo después su empresa, Grupo Quart, ganó la licitación para uno de los segundos pisos, el distribuidor vial San Antonio. Pero el Gobierno del Distrito Federal no le entregó la obra a pesar de haber hecho la propuesta más baja.

“Empiezo a notar que tenía mucha influencia en el PRD, que estaba muy cerca del PRD, que apoyaba a dirigentes, a candidatos del PRD. Me da mala espina, no me gusta eso, porque el que da dinero para las campañas siempre pide algo a cambio”, le comentó López Obrador a Mandoki. Fue hasta que el empresario se dio cuenta de que lo estaban investigando por otros fraudes cometidos en el Distrito Federal cuando decidió ponerse en manos de los adversarios de AMLO, afirmó el ahora Presidente electo.

Es entonces cuando estallaron los videoescándalos. Pronto se convenció de que era víctima de una persecución política que lo llevó a perder el fuero que tenía como jefe de Gobierno del Distrito Federal.

“Lo cierto es que estos personajes no sólo están envileciendo a las instituciones, sino haciendo el ridículo. Ahora resulta que en el país de la impunidad, en el país del FOBAPROA, de los Amigos de Fox, del Pemexgate y otros latrocinios cometidos, permitidos o solapados por los que ahora me acusan y juzgan, a mí me van a desaforar, me van a encarcelar y me van a despojar de mis derechos políticos por haber intentado abrir una calle para comunicar un hospital”, manifestó Obrador en su comparecencia ante la Cámara de Diputados durante el juicio de procedencia antes de que fuera despojado de su investidura. En mayo de 2007, Carlos Ahumada fue puesto en libertad y de inmediato reaprehendido por el delito de fraude contra la delegación Álvaro Obregón. En agosto, el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal le concede un amparo y lo absuelve de la sentencia de cinco años de prisión que iba a cumplir. En 2008 fue detenido nuevamente en Argentina, nuevamente por fraude. El entonces subprocurador de Procesos de la Procuraduría General de Justicia Miguel Ángel Mancera, informó que el empresario volvió a ampararse.