Yadhira Carrillo presume a su marido

1431
Shanik Berman

Yadhira Carrillo: “Mi marido se baña y se cambia tres veces al día”

Yadhira Carrillo, ¿Juan quiere que su hijo mayor, Luciano, se case?

Él quiere lo que haga feliz a su hijo; el día que Juan está con sus niños se llena de amor y de luz gracias a ellos.

¿Y le das permiso a Juan también de ir a comer con amigas mujeres, crees que ha sido infiel?

Nunca lo ha hecho ni lo va a hacer, es timidísimo y me respeta mucho, para Juan el matrimonio es un sacramento y me dice: “Tú eres lo que más amo”.

¿Cómo lo enamoraste tanto?

Los dos estamos muy enamorados, a mí me enamoró que es muy respetuoso, siempre habla cosas buenas de sus parejas anteriores, es un caballero que no dice una mala palabra de nadie y yo con él fui yo y punto, no usé ninguna táctica.

¿Es cierto que tu marido es ordenadísimo y siempre huele rico?

Juan es ordenadísimo, limpísimo, huele rico, se baña tres veces al día y tres veces al día se cambia de ropa, tiene sus cosas y su vida perfectas.

¿Si ves en la calle a Lety Calderón, ex de tu marido, la saludas?

Nunca la he visto, pero por supuesto, toda mi vida estaré ahí con mucho amor para ella o para su familia en lo que quiera.

¿Pese a que en algún momento dijo cosas dolorosas?

El amor lo cura todo, no guardo resentimiento, a lo mejor estaba pasando por un momento de dolor, yo la respeto, la admiro y estaré cuando me necesite.

Y Luciano, el hijo de Juan, es cariñoso contigo?

Es muy amoroso y si los hijos son preciosos es porque así son sus padres. Un padre con un hijo con síndrome de Down recibe mucha luz; traen una carga de amor extra.

¿Juan Collado es muy consentidor con los hijos de Lety?

Sí, es un rey, un santo, muy educado, muy amoroso con Luciano y Carlo, siempre que se necesita él los lleva a la escuela, se levanta feliz para ir por ellos.

¿Alguna vez te ha dicho Juan que le duele que su hijo tenga síndrome de Down?

Luciano y Carlo son muy amorosos, yo no he estado mucho con ellos, quien los ve es Juan, pero cuando coincidimos por momentos, te puedo decir que el regalo más grande que Dios les pudo haber dado a su papá y a su mamá son esos dos niños tan hermosos, extraordinarios y divertidos que se protegen mucho el uno al otro y los padres con hijos con síndrome de Down reciben mucha luz, porque ellos traen una carga de amor y cariño extra.

Pero cualquier papá sufre si su hijo nace con el síndrome, ¿o no?

Pues no debería, ya que son niños felices con grandes capacidades-, concluyó la bella actriz y empresaria Yadhira Carrillo.