Invertir en cultura, malgasto político

27
Victor Sanchez

Hace unos días te platiqué de los negocios entre escuelas privadas y empresas editoriales para promover libros de texto “obligatorio” en esas escuelas. Sospechosas alianzas.

Ahora te relató el caos de la industria editorial; está en ruinas. Precios muy elevados a la venta de libros, un mínimo porcentaje de regalías a los autores (al fundamento intelectual).

La misma historia para el teatro y el cine. No se estimula a los autores de guiones, sino a los directores quienes presentan películas de paupérrima calidad, pero reciben estímulos fiscales de 150 millones de pesos. Una pequeña cantidad, pero suprior a la que recibe la producción de libros.

Pese que la lectura es fundamental para la formación educativa y cultural de los individuos, en México la promoción de los hábitos de lectura no es una prioridad. El promedio de lectura por la población de 18 años y más es de 3.8 libros al año, contra las cifras en países como Chile (5.4), Argentina (4.6), Colombia (4.1) y Brasil (4).

El sector cultural es un importante motor del desarrollo económico. En el 2016 representó el 3.3% y generó un millón 359 mil 451 empleos. Además, los libros aportaron 24 mil 178 millones de pesos a este sector, de los cuales 90.6% correspondió al mercado privado y sólo 9.4% a la gestión pública.

El abandono a la cultura en el país, es sentenciar a las próximas y actuales generaciones a mantenerse en la mediocridad del entorno que los rodea. Leer y aprovechar las bellas artes, son fundamentales para el desarrollo de una comunidad.

Para un gobierno despilfarrador, es tirar dinero a la basura. Para un gobierno del pueblo y para el pueblo debe ser una inversión a largo plazo.