Segundo golpe: Ponce en Las Vegas

48

La serie de videoescándalos que diezmó la imagen del jefe de Gobierno del DF, Andrés Manuel López Obrador, inició el 1 de marzo de 2004 con la exhibición del entonces secretario de Finanzas del Gobierno del Distrito Federal, Gustavo Ponce Meléndez. El funcionario fue visto en cadena nacional, en El Noticiario de Joaquín López Dóriga, apostando en la zona VIP del casino del Hotel Bellagio, en Las Vegas.

Así, la administración que presumía el lema de “honestidad valiente” era nuevamente cimbrada, ahora por un video en el que se veía a uno de sus funcionarios como un magnate, fumando puro y apostando miles de dólares en una noche, cuando su ingreso era menor a 70 mil pesos.

Televisa no sólo difundió el video, obtenido a ras de mesa, sino también facturas de propinas y compra de dólares.

De acuerdo con las facturas publicadas por la televisora, la cuenta VIP 02608285 le daba al Secretario de Finanzas el privilegio de no pagar hospedaje ni alimentos; pero gastó 800 dólares en promedio tan sólo en propinas en cada una de las 17 visitas que realizó a ese casino entre 2002 y 2004.

Esa misma noche, el procurador del Gobierno del Distrito Federal, Bernardo Bátiz, se comunicó al programa de Televisa para declarar que Ponce Meléndez podría estar involucrado en un fraude por 31 millones de pesos.

Era el segundo escándalo que le tocaba enfrentar a López Obrador, luego de haber admitido que su chofer, Nicolás Mollinedo, tenía un salario de 62 mil pesos mensuales, por lo que su primera medida para sofocar el escándalo fue destuir a Ponce.

La defensa de las acusaciones contra el Gobierno del Distrito Federal corrió a cargo de Martí Batres, subdirector de Gobierno, quien debatió al respecto con López Dóriga en su programa de Radio Fórmula.

“Hay que saber si las autoridades mexicanas supieron de la grabación y en lugar de informar a la autoridad local prefirieron hacer una guerra política”, comentó Martí Batres. Por ello, consideró que era importante saber cuál era el origen del video y cómo llegó a López Dóriga.

El conductor, ofendido, se dijo “abierto a cualquier investigación” por haber tenido el video antes que las autoridades. “El punto central es el dinero”, le respondió al funcionario de gobierno.

Cuando López Dóriga acusó que Gustavo Ponce se les escapó porque el Gobierno capitalino no actuó a tiempo en su contra, Martí Batres respondió que si no lo aprehendieron antes fue por falta de elementos, pero ante la denuncia mediática, su reacción fue ver la forma de que el exfuncionario devolviera el dinero.

La orden de aprehensión contra Gustavo Ponce se cumplió en el mes de octubre. El funcionario fue recluido en el penal federal del Altiplano, en Morelos. Dos años después fue trasladado al Reclusorio Norte, acusado de cometer fraude contra el Go- bierno del Distrito Federal por 30 millones de pesos.

A pesar de que se le dictó formal prisión por ocho años, salió en libertad en 2014, gracias al amparo que le otorgó un juez federal. A pesar de que salió bien librado de ese episodio, Andrés Manuel López Obrador empezó a sospechar que se trataba de un complot en su contra, orquestado desde las más altas esferas del poder para impedirle disputar la Presidencia de la República como candidato.

“Algo no me cuadraba, muchas cosas no me resultaban lógicas. Por ejemplo, cómo les llega todo el material a las televisoras, cómo filman a Ponce en Las Vegas”, le comentó a Luis Mandoki, autor del documental ¿Quién es el señor López?

“Era como el mundo al revés, los que siempre han saqueado a México, los que se han dedicado a hacer jugosos negocios al amparo del poder público, Salinas, Diego, me tenían en el banquillo de los acusados, fue una situación mucho muy difícil”, le manifestó López Obrador a Mandoki.