Un momento de calma en casa

66
CIUDAD DE MÉXICO, 11JULIO2018.- Claudia Sheinbaum, gobernadora electo de la Ciudad de México, a su llegada a una reunión con Andrés Manuel López Obrador, ganador de la elección presidencial y otros representantes electos. FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM

CIUDAD DE MÉXICO.– La Esperanza y la fe en la próxima jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbuam Pardo, no la pierden los capitalinos, quienes diario acuden a la casa de transición a solicitar su ayuda o para que no olvide sus peticiones cuando despache en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, a partir del 5 de diciembre próximo.

Hoy, a la casa de transición llegaron integrantes de la Asamblea Barrio Viejo del Ejido de Santa Úrsula Coapa (ABVESUC), a solicitar la intervención de la doctora Sheinbaum para que una vez que llegue a la jefatura de Gobierno, revise las tarifas de cobros abusivos del predial, impuestas por la administración que está a punto de terminar, provocando que muchos dueños se encuentren en riesgo de perder su patrimonio ante la imposibilidad de pagar hasta 40 mil pesos anuales por concepto de predial.

El colectivo ciudadano encabezado por Jacobo Esteban Corona y Francisco Hugo Domínguez, fue atendido por Rocío Vílchis, asesora de la doctora Claudia Sheinbaum, quien recibió toda la documentación.

Los demandantes aprovecharon para solicitar que también fueran incluidas las demandas de agua potable y regulación de algunas viviendas que capitalinos tienen pendientes.

En esta administración, dijeron, la tercera edad fue olvidada, porque por esas tarifas abusivas perdieron los beneficios fiscales. “AMLO no va a poder solo, necesita de todos quienes lo llevaron a Los Pinos para cumplir con la justicia social que muchos mexicanos han esperado por muchos años”, dijeron.

Ese mismo colectivo se trasladó al Primer Congreso de la Ciudad de México a entregar las mismas peticiones.

Por un rato reinó la calma en la casa de transición, pero después continuaron llegando personas de la tercera edad a solicitar ayuda para obtener los servicios médicos de la Ciudad para atenderse ante la falta de recursos económicos para ir a un hospital particular.

Asimismo arribaron taxistas, quienes solicitaron ayuda para obtener varios documentos que impidan que malos policías los tomen como pretexto para “morderlos” para permitirles seguir trabajando.

“A la SEMOVI ya no vamos porque nos dijeron que ya no daban servicio por fin del sexenio, pero que si nos urgían los papeles que le pusiéramos un número ($), para obtenerlos y la verdad no tenemos dinero”.