Hicieron la tarea

14
Ciudad de México, 16 de septiembre de 2018. , durante el partido de la jornada 9 del torneo Apertura 2018 de la Liga Bancomer MX, entre los Pumas de la UNAM y los Lobos BUAP, celebrado en el estadio Olímpico Universitario. Foto: Imago7/Álvaro Paulin.

Ciudad de México.– Los Pumas se aprovecharon de unos Lobos BUAP, que como visitantes habían perdido cuatro duelos en los que sólo habían marcado un gol, para vencerlos por 4-2 en la cancha de Ciudad Universitaria.

En plena resaca de los festejos por la conmemoración del inicio de la lucha de Independencia en México, y ante cerca de 18 mil aficionados que se dieron cita en el coso del Pedregal, los auriazules se valieron de unos licántropos que se han convertido en un equipo gris y sin idea con Francisco Palencia en el banquillo. Los cuatro puntos obtenidos en el torneo, lo confirman.

DE VESTIDOR

Sólo seis minutos de tiempo corrido habían transcurrido, cuando una jugada prefabricada de los de la UNAM, en el cobro de un tiro de esquina, provocó una serie de rebotes dentro del área visitante, lo que fue aprovechado por Alan Mendoza para disparar a escasos metros de José Antonio Rodríguez, para fusilarlo y abrir el marcador.

Entonces el partido cayó en un marasmo digno de partido llanero en día festivo, hasta que Felipe Mora sacó un potente disparo desde las afueras del área que desvió Rodríguez para salvar su meta, a la media hora de juego.

DESPERTARON

El cuadro poblano salió en el complemento con una mejor actitud, generando las primeras opciones de peligro sobre la cabaña de Alfredo Saldívar.

Y fue Michaell Chirinos, al recibir un pase de Félix Crisanto, quien se quitó a dos hombres, incluido el cancerbero, para definir dentro del área, el tanto de la igualada cuando el cronómetro marcaba los 57’.

Ocho minutos después, una salida precipitada de Toño Rodríguez, desembocó en un pandemónium dentro de su propio terreno, mismo que fue explotado por Juan Manuel Iturbe para sacar un disparo potente que se fue a incrustar al fondo de las redes, y de esta forma devolverle la ventaja a los capitalinos.

Como un huracán, los Pumas se fueron encima de los Lobos, e instantes después, un desborde de Pablo Barrera terminó con el tercer tanto del famoso Dinamita en el torneo, para colocar el 3-1 transitorio.

Leonardo Ramos se encontró con un esférico dentro del área y no dudó en mandarlo a guardar al fondo de la portería de los locales para generar un halo de esperanza para los de la Angelópolis.

Sin embargo, estas esperanzas terminaron con un cabezazo de Matías Alustiza a centro de Carlos González, a siete minutos del final, para decretar la victoria de los universitarios de la Ciudad de México.