Flores blancas para Sheinbaum

51

Héctor García/Grupo Cantón

CIUDAD DE MÉXICO.– El deber de servir a los grupos más vulne­rables y a los que menos tienen, no espera, por lo que para la jefa de Gobierno electa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, no hay descanso.

Con una agenda de trabajo que no incluye atención a me­dios, la doctora como siempre lle­gó sonriente a la casa de campaña pasado el mediodía. Un ramo de flores blancas traía en sus manos, similares a la ropa que vestía.

Con ella venía su equipo de colaboradores listos para aten­der la agenda de trabajo al pie la letra, porque está llena y hay que atender a todas las personas en la medida de lo posible.

Llegaron de varias partes de la Ciudad de México a solicitar audiencias para presentar pro­yectos en materia turística y de medio ambiente.

Pero también llegaron perso­nas de la tercera a edad a solicitar programas sociales porque ya re­basaron los 65 años.

Don Enrique Rodríguez, oriundo de Tlalpan, dijo que tiene cuatro años de conocer a la futura gobernante, por lo que acudió a visitarla y de paso pedirle trabajo para hacer realidad un proyecto de recuperación ambiental.

El personal de atención ciu­dadana en la casa de transición no descansa, siempre está atenta para recibir las solitudes de ayu­da, y para que no exista un desor­den a los demandantes les dan un número de folio para posterior reclamación. De todo eso está al tanto la doctora.

A su llegada a la casa de transi­ción observó a varios reporteros que cubren sus actividades dia­rias y accedió a platicar.

La doctora dijo que venía de reunirse con desarrolladores in­mobiliarios a los cuales les ma­nifestó que la Ciudad ya no pude seguir creciendo como la ha veni­do haciendo, porque se ha abusa­do del agua y de los polígonos de conservación.

“Tiene que haber un desarro­llo urbano que permita la susten­tabilidad y la vida comunitaria y que los vecinos estén de acuerdo”.

Antes de cumplir con su agen­da de trabajo ciudadana, Shein­baum adelantó que durante su gestión no se va a autorizar nin­gún desarrollo inmobiliario si no se consulta a los vecinos.

Anunció que en su Gobierno se generará un nuevo programa de desarrollo urbano donde parti­ciparán los desarrolladores inmo­biliarios, pero también los vecinos que son los principales actores.