No hemos cambiado

83
CIUDAD DE MÉXICO, 11JULIO2018.- Claudia Sheinbaum, gobernadora electo de la Ciudad de México, a su llegada a una reunión con Andrés Manuel López Obrador, ganador de la elección presidencial y otros representantes electos. FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM
Juan Ayala Rivero

TRABAJADORES AL SERVICIO DEL GCDMX Y LA PRÓXIMA GOBERNANTE CAPITALINA CLAUDIA SHEINBAUM, caminan por el mismo sendero, a las dos partes les queda claro la importancia de que la reconstrucción de miles de viviendas o remodelaciones, es y será prioridad.

Para los trabajadores capitalinos no será nuevo el esquema para la realización del censo que se aplicará las últimas dos semanas de este mes. Los compañeros cuentan con experiencia necesaria para colaborar, tomando en cuenta que el año pasado, después del sismo del 19 de septiembre, fueron los primeros en realizar tareas de escombro en edificios públicos y viviendas colapsadas.

La mística de los trabajadores al servicio de la CDMX ha sido, es y será con el objetivo de servir a los nueve millones de habitantes, más cinco que visitan la urbe.

La solidaridad, unidad e institucionalidad son elementos para desempeñar un trabajo en pro de la ciudad y sus habitantes, porque se trata de que todos gocen los servicios que presta el GCDMX.

Durante décadas hemos convivido con diversos gobernantes emanados de distintos partidos políticos. Hemos caminado juntos en las tareas que a cada parte corresponde. Por ello, en la administración que iniciará el próximo 5 de diciembre, a los 185 mil trabajadores les ha quedado claro cuáles serán sus tareas, pero al mismo tiempo no vacilarán en ofrecer su experiencia y fuerza laboral para hacer realidad el programa de reconstrucción y responder a la demanda de miles de damnificados que claman ayuda para recuperar su patrimonio.

En las 16 delegaciones existe el talento suficiente para los trabajos de reconstrucción que tiene en agenda la próxima administración. Los trabajadores capitalinos siempre se han caracterizado por tender su mano a sus hermanos capitalinos cuando necesitan ayuda. En esta ocasión no tendrá porqué ser diferente.

Ellos también forman parte del pueblo, conscientes de que en algún momento podrían estar en situaciones desiguales en espera de ayuda del Gobierno y de los capitalinos. No hemos cambiado, aún con el paso del tiempo.