Al rojo vivo

SAÚL ÁLVAREZ ARRIBÓ AYER A LA CIUDAD DEL JUEGO, PROCEDENTE DE SAN DIEGO, CALIFORNIA, EN DONDE SE CONCENTRÓ DURANTE TRES MESES

24

Las Vegas, Nevada.– El termómetro marca casi los 30 grados centígrados, apenas justos para un fin de semana que promete ser candente, en un sitio que además se convertirá en el epicentro del mundo.

Hay un dicho conocido, muy de estos lares, que dicta: “Lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas”. Y Saúl Álvarez y Gennady Golovkin lo pueden aplicar para lo que se les viene, pues literal, uno de los dos marcará historia, pero además rubricará el capítulo más importante en su carrera.

La llamada Ciudad del Juego, que hace no mucho tuvo en un mentado Juan Manuel Márquez al último ídolo mexicano, cuando al deporte de los puños se hace referencia, de un tiempo a la fecha encontró en el Canelo al heredero de todas esas viejas glorias.

Y el MGM, que será el escenario de toda esta parafernalia, también luce sus mejores ropas, y el ring de siempre, con su tradicional e icónico león, se muestra dispuesto, porque además esta semana todo será boxeo, gracias a la tan añorada reyerta de desempate entre el pelirrojo y GGG.

Y en Las Vegas Boulevard, la arteria más importante y mediática de esta zona, atiborrada de expresiones que hacen referencia a la Pelea del Año, se da el desfile de mexicanos que decidieron entrarle a la locura y el despilfarro por el baax.

Mientras, en el tema de las apuestas, el kazajo Golovkin va arriba y es el favorito, pero el pick que más paga es el que hace referencia a que Álvarez ganará por nocaut en el 12.