Un nuevo monarca

SERÍA UN DESPROPÓSITO PARA CODERE, SI LA PRÓXIMA TEMPORADA LOS CUARTOS DE MILLA SIGUEN SIENDOEL PLATO DE SEGUNDA MESA EN EL HIPÓDROMO

14

Ésta es una temporada en que la raza Pura Sangre, desde siempre la estelar en Lomas de Sotelo, está decayendo en el gusto de la afición y se está disparando en el pie. Mientras los ejemplares Cuarto de Milla se convierten gradualmente en las estrellas del firmamento hípico, los Pura Sangre cada vez se sumen más en un inexistente nivel de competencia que elimina la sensación de adrenalina que nos puede dar el deporte de reyes, y eso lo derrochan los caballos de distancia corta. El lector sólo debe pensar que en la misma semana en que se corrió el hoy infame Clásico Cabalgata, con cinco ejemplares, cuatro de ellos propiedad de las Cuadras San Jorge y GL, de Germán Larrea; también se vivieron las trepidantes eliminatorias para la carrera reina de la raza ligera, el Futurity Subasta Selecta, que se correrá el 23 de septiembre próximo con una bolsa de casi 8 millones de pesos para los ganadores.

Es un asunto grave el de los Pura Sangre, que tras el Handicap de las Américas, no consiguen impactar y la única fecha importante que les queda en el calendario es su Copa Criadores, el 10 de noviembre, es hora de que Codere entienda que las cosas han cambiado y que hay un nuevo rey y claro, que viva el rey.