Es Tamara recargada

LA PENTATLETA MEXICANA APRENDIÓ A VALORAR LOS PEQUEÑOS DETALLES; UTILIZARÁ SU VIVENCIA PARA APLICARLO

248

CIUDAD DE MÉXICO.- Tamara Vega acepta que había rechazado en anteriores ocasiones la invitación para formar parte del reallity show de TV Azteca, Exatlón, porque “no lo veía como un reto, para mí no eran cosas deportivas, ni de competencia como tal”; sin embargo, al ver el concepto con atletas de élite y después de ver un programa se animó a participar, “entrar al programa es entrar a un grupo selecto de personas y me di la oportunidad de probarlo”, por lo que tras recibir una nueva convocatoria, accedió, revela la pentatleta olímpica en entrevista para Grupo Cantón.

Al entrar a la competencia, Tamara admite que supuso que su experiencia con cinco disciplinas distintas como: Equitación, Tiro con Pistola, Esgrima, Natación y Carrera, le daría cierta ventaja sobre sus compañeros, dado la combinación de pruebas que presenta el show televisivo.

“Yo tiro y corro, mis pruebas son muy completas, pero no es así, ahí son habilidades muy diferentes. A mí me costó mucho adaptarme y sobre todo agarrar el ritmo que traían los demás, me eliminaron, pero me hubiera gustado poder entrenar más y adaptarme más”, señala.

Vega fue la cuarta eliminada en la segunda temporada, pero la primera del conocido grupo de famosos, deportistas de alto rendimiento. Cayó en el duelo de eliminación ante Ia taekwondín Iridia Salazar, y lo hizo con una de sus fortalezas, la puntería.

“Nunca agarré el tino; yo soy muy buena en Tiro con Pistola, soy la mejor en Carrera-Tiro, pero nada más no se me dio, yo pensaba que se me iba a hacer fácil, pan comido, y no”, asevera Tamara, quien recuerda con humor su irónica salida por falta de puntería, y manifiesta lo complicada que es la competencia.

“No sólo son las habilidades, también influye la presión psicológica, el saber que vas a pelear por comida o por no dormir en el piso.

“Nosotros somos atletas olímpicos y mundiales, pero la presión que tienes en tu deporte no es la misma, porque ahí ya sabes a lo que vas, pero aquí vas de cero y no sabes lo que te espera”.

Y son esas carencias, de las que admite, más aprendió la originaria de Chihuahua.

“Experimenté muchas cosas, a valorar lo que tengo, los pequeños detalles, como un pedazo de pan, un techo, una cama, cosas que tenemos en la vida diaria y se nos hacen nada; más que los retos, más que ganar, creo que esto es una forma de aprender en la vida”.

TOKIO EN LA MIRA

Pero Tamara no sólo aprendió en el aspecto personal, también en el deportivo.

“Me di cuenta que debo fortalecer muchos músculos que a lo mejor no uso tanto en el Pentatlón, pero que necesito mejorar, pues ahí hay muchas rastreras, mucho movimiento rápido de pies, y si yo logro mejorar eso, me va ayudar en Carrera, en Esgrima, en Carrera-Tiro”.

Y es que la joven de 25 años, que consiguió medalla de bronce en la prueba individual y oro en relevo femenil, en los pasados JCC 2018, tiene ya en mente los próximos Juegos Olímpicos Tokio 2020, a los que considera llegará en su mejor momento físico y mental.

“Desde 2016 estoy pensando en ganar una medalla en Tokio, todos los días que voy a entrenar es para ganar una medalla, si ese día las cosas se me dan y los factores externos se conjugan, espero poder ganarla. Estoy segura que este ciclo es mi ciclo”.