¡Fuera porros de la UNAM!

173
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

Ciudad Universitaria, campus central de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a lo largo de su historia, ha sido un punto de encuentro de los movimientos sociales más importantes de nuestro país.

Va a ser exactamente el 2 de octubre de este año la conmemoración número 50 de la trágica represión autoritaria por parte del gobierno de Gustavo Díaz Ordáz hacia el Consejo Nacional de Huelga en la Plaza de las Tres Culturas, quienes tenían elaborado un pliego petitorio en el que buscaban justicia social. Donde los estudiantes demandaban la libertad de todos los presos políticos, la supresión de los delitos de disolución social, contenidos en los artículos 145 y 145 bis del Código Penal; la destitución del jefe y subjefe de la Policía Preventiva del DF, así como la indemnización a las víctimas de los actos represivos.

También pedían la supresión del Cuerpo de Granaderos, castigo a los funcionarios responsables de actos de violencia contra los estudiantes. Además, el establecimiento de un diálogo público entre las autoridades y los alumnos, para la negociación de las peticiones mencionadas con anterioridad.

PLIEGO PETITORIO DE ESTUDIANTES DE CCH AZCAPOTZALCO

Ahora los estudiantes de la UNAM en pleno siglo XXI lo que exigen es seguridad dentro y fuera de la universidad, pues como algunos estudiantes de diversas carreras de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) lo reflexionaron durante la primera madrugada de paro, la universidad es un microcosmos donde se reproducen los mismos patrones culturales que se reproducen en todo el país, plagados de violencia.

Pues en los últimos años han ocurrido diversos hechos que ponen en jaque a la UNAM y a su comunidad; desde casos de acoso sexual padecidos dentro de la institución, que también llevó a paro a “polakas” y a “filos” el pasado 16 de marzo, donde recordaron el feminicidio de Lesvy Berlín quien fue encontrada sin vida el 3 de mayo de 2017 dentro de las inmediaciones del campus central, colgada del cable de una cabina telefónica. En ese momento también protestaban por el caso omiso de las autoridades correspondientes.

También el 12 de marzo del presente año alumnos de la Escuela Nacional Preparatoria 5, tomaron las instalaciones para denunciar el acoso sexual que sufrieron alumnxs de bachillerato de la máxima casa de estudios, por parte de un profesor de historia, y del cual, las autoridades no procedieron debidamente más que con un cese de sus actividades docentes.

Una estudiante de 18 años, del CCH Oriente, fue secuestrada y posteriormente asesinada, su cuerpo desnudo y calcinado fue encontrado el 21 de agosto por la Policía Federal a la altura del municipio de Cocotitlán, en el Estado de México, sobre los carriles laterales con dirección a chalco.

“Ante el secuestro y asesinato de la joven Miranda Mendoza Flores, quien fuera alumna del Plantel Oriente, la comunidad del Colegio de Ciencias y Humanidades expresa su más enérgica protesta por este acto de violencia contra una integrante de nuestra comunidad”, informó en un comunicado la Dirección General de CCH, donde ofrecieron condolencias a los familiares y demandaron el esclarecimiento del crimen.

Incluso, desde el mes de febrero, se dio el conflicto entre narcomenudistas en las inmediaciones de la Facultad de Ingeniería, supuestamente por la lucha de plazas, lo que dejó dos muertos.

En este contexto de violencia hacia la comunidad universitaria, desde el bachillerato hasta la universidad, se están gestando varias asambleas en distintos planteles de la UNAM, donde se está determinando paro de actividades de hasta 48 horas, además de marchas para exigir justicia y seguridad.

El pasado lunes 27 de agosto los alumnos del CCH Azcapotzalco tomaron las instalaciones pues a casi un mes de iniciado el presente ciclo escolar, la cuestión administrativa en el plantel tenia severas carencias, al no asignarle profesores a diversos grupos de estudiantes que ya se mostraban molestos; también se creo inconformidad ante tintes de privatización de la educación, con el cierre de las cajas dentro del plantes, dejando únicamente la opción de pagar directamente en el banco, donde sólo se aceptan donaciones de 100 pesos en adelante, a diferencia de los 20 centavos que se pueden pagar en cajas.

Tres días después, los estudiantes lograron el cese de la directora María Guadalupe Patricia Márquez Cárdenas, quien decidió además quitar unos murales artísticos sin consultar a la comunidad y por ello también generó repudio por parte de los estudiantes, a parte de ser acusada de inepta, prepotente y autoritaria.

En la explanada de la rectoría fue donde ayer, 3 de septiembre del presente año, un grupo de manifestantes estudiantes de diversos planteles del Colegio de Ciencias y Humanidades fueron agredidos por porros del mismo colegio y de otros más, con palos y piedras, incluso con petardos y bombas molotov.

Agresiones como la sucedida esta tarde son inadmisibles, pues sólo buscan enturbiar el ambiente y desestabilizar la vida académica de esta casa de estudios.“, informó la UNAM en un comunicado, en el que también anunciaron que denunciarán a los que resulten responsables de la agresión, además de que abrirán un proceso interno correspondiente.

Por su parte, la Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Agencias de Atención Especializada de la Procuraduría capitalina, afirmó en un comunicado que se “inició de oficio una indagatoria por el delito de lesiones en contra de cuatro personas”, por los hechos sucedidos ayer.

“De acuerdo con la carpeta de investigación, un hombre de 19 años fue herido por arma punzocortante en un glúteo, mientras que otro, de 21, tiene lesiones en el oído izquierdo y en la zona renal derecha”, informaron las autoridades de seguridad.

“Ambos fueron trasladados a un hospital a bordo de una ambulancia de rescate de la UNAM, donde la Fiscalía en Álvaro Obregón inició una indagatoria relacionada por el delito de lesiones dolosas por golpes”, agregaron.

Por ello, tanto estudiantes activistas de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), como de la FCPyS, el mismo día del ataque a los ceceacheros en las inmediaciones de rectoría, en asamblea general de estudiantes en cada facultad, decidieron irse a paro de actividades académicas hasta el miércoles 5, a las 18:00 y 21:00 horas, respectivamente.

También este cese de actividades de 48 horas se ha dado en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, además también se organiza una marcha general, multitudinaria e interuniversitaria para el día de mañana, lo cual está siendo acordado por las asambleas estudiantiles de 9 facultades, 6 preparatorias y CCH Sur y Oriente.

Extraoficialmente, los paristas de CCH Azcapotzalco ya estaban decididos a entregar el día de hoy el plantel que desde hace una semana habían cerrado; sin embargo, la represión por parte del grupo de choque de ayer, avivó el fuego de la conciencia histórica y social de los alumnos de la máxima casa de estudios, que se está propagando poco a poco por los diversos planteles que conforman la UNAM en metrópoli y probablemente alcen la voz otras instituciones de educación superior.