En Sevilla 716 se visten de gala

70

Héctor García/Grupo Cantón

CIUDAD DE MÉXICO.- La casa de transición donde despacha la doctora Claudia Sheinbaum, próxima jefa de Gobierno de la Ciudad de México, nuevamente se vistió de gala, al tener como invitado al embajador de Argentina, Ezequiel Sabor, quien llegó puntual a la cita a las once de la mañana para ofrecer experiencias de movilidad y residuos sólidos a quien encabezará los destinos de la capital a partir del próximo 5 de diciembre.

Así, mientras afuera de la casa de transición capitalinos con demandas de programas sociales y agua potable llegaron para entregar sus peticiones, adentro Sheinbuam y el embajador de Argentina intercambiaban experiencias, momento en que el diplomático aprovechó para invitarla los días 29 y 30 del presente a un encuentro sobre cambio climático en la Ciudad de Buenos Aires.

“Estoy pensando en ir, pero quiero informar que son ellos los que me están invitando, por lo que la mayor parte de los gastos correrán por cuenta de ellos”.

La doctora Sheimbuam y Ezequiel Sabor coincidieron en que Buenos Aires y la Ciudad de México enfrentan problemas similares, como movilidad, residuos sólidos y asentamientos irregulares, entre otros.

La jefa de Gobierno capitalino electa, aprovechó para anunciar que la Ley de Participación Ciudadana será modificada, ante la poca participación de los ciudadanos el pasado domingo para decidir por los proyectos de obras que deben realizarse en sus calles y en sus colonias.

Fue muy clara al señalar que se busca que todos los capitalinos participen en los proyectos de obra de sus calles y colonias, porque su Gobierno descansara sus programas de esa manera.

Nadie perdía su ritmo de trabajo, los colaboradores estaban atentos para que todo se desarrollara sin problema alguno.

Dos vigilantes a través de circuito cerrado observaban quiénes merodeaban la casa.

Así, mientras la próxima secretaria de Gobierno, Rosa Isela Rodríguez, arribó a la casa de transición, a 200 metros trabajadores de la construcción acompañados de unidades pesadas demolieron una casa afectada por el S-19, en cuestión de minutos, para iniciar su reconstrucción.