De cenicienta, a candidato

13

Los Rams mantuvieron a la sorpresiva ofensiva del año pasado; además, reforzaron la defensa con figuras

Ciudad de México.- Pocos espera­ban que Sean McVay a sus 32 años y en su temporada debut en la NFL como head coach, llevara a Los Án­geles Rams a una campaña gana­dora, tomando en cuenta que el conjunto astado había conseguido solamente cuatro victorias en 2016. McVay llegó el año pasado a revolucionar el ataque de los Carne­ros, pues es de esos contados ca­sos en los que el entrenador en jefe también coordina la ofensiva.

Bajo su tutela, Jared Geoff au­mentó al triple sus yardas por aire, en 2016 el mariscal de campo ape­nas superó las mil yardas; mientras que la temporada pasada alcanzó las tres mil 804 por aire. De igual forma, el corredor Todd Gurley II fue de los que asimilaron de mejor manera el ingreso del joven entre­nador, pues la campaña pasada acu­muló mil 305 yardas por tierra, una cifra mayor a la que acumuló en sus primeras dos campañas en la NFL (mil 991).

Si de por sí esta pareja maravilló a propios y extraños el año pasado, a ellos se les unirá Brandin Cooks, exPatriot para sustituir a Sammy Watkins y potenciar aún más el ata­que junto a Cooper Kupp y Robert Woods, para conformar un tridente práctico y eficaz de receptores.

La defensiva de los Rams no se queda atrás, pues la línea de golpeo estará conformada por Aa­ron Donald, Jugador Defensivo del Año en la temporada pasada, quien llegó a un acuerdo contractual en los recientes días; así como por el recién llegado Ndamukong Suh y el regreso de Michael Borc­kers. De ensueño.

Además, en el perímetro, a Nickell Robey-Coleman, se le unen los veteranos esquine­ros: Aqib Talib, proveniente de los Denver Broncos y Marcus Peters de los Kansas City Chie­fs; mientras que John John­son y Lamarcus Joyner repetirán como la pareja élite de safeties.

Este auténtico Dream Team, tanto en ofensi­va como en defensiva, visitará México el próximo 19 de noviembre para enfrentar a los Je­fes de Kansas City en su camino no sólo a superar el Juego por el Comodín de la Confe­rencia Nacio­nal, en el que cayó ante los Atlanta Fal­cons el año pasado, si­no para lle­gar hasta el super domingo.

.