Cuatro años sin Cerati; una leyenda en Latinoamérica

20

Hoy hace cuatro años el músico dejó de respirar en una cama del hospital que lo mantenía prisionero. 

 

Ciudad de México.- A cuatro años del fallecimiento de Gustavo Adrián Cerati (1959-2014), lo que se dice entre la gente que lo ha conocido bien es que se hubiera salvado si el ataque cerebral no le hubiera dado en Venezuela.

Sucedió que si no había nadie que firmara, no le iban a abrir la cabeza y el infarto siguió haciendo su curso hasta que llegó la hermana Laura y los médicos hicieron todo lo posible, pero ya era demasiado tarde.

 

A cuatro años de su fallecimiento, su hijo Benito lanza mensajes “intensos” en su cuenta oficial de Twitter y cada tanto extraña como sólo él puede hacerlo a su padre, que murió a los 55 años, tan joven, tan único.

Tenía apenas 50 y un historial de enfermedades que ya lo había puesto al borde de la muerte, como la tromboflebitis que padeció en 2006, a raíz de la cual estuvo sin caminar durante mucho tiempo.

El gran cerebro pop de la música latinoamericana quiso hacerlo así, quiso morir así y dejar a todos agarrados de esa fe que poco a poco se iba diluyendo y decir, como dijo el ex baterista de Soda Stereo, Charly Alberti: “médicamente, no hay nada que indique que está mejorando, pero tampoco que vaya peor”.