Las Águilas retomaron el vuelo

EL EQUIPO DE MIGUEL HERRERA FUE DOMINANTE; LOS LICÁNTROPOS FUERON INCAPACES DE DESCIFRAR LA ENCRUCIJADA CAPITALINA

23

Puebla, Puebla.- Un parpadeo de la zaga de los Lobos BUAP y una pena máxima de último minuto, sentenciaron la victoria del América 0-2 sobre los poblanos.

El atractivo era el choque de los hermanos Lainez, pero sólo el de las Águilas, Diego, se presentó; mientras que el de los licántropos, Mauro, estuvo ausente, como ausente también estuvo el equipo de la BUAP.

Los azulcremas, con poco, tuvieron para imponerse a su rival, que jugó más a no recibir goles que a buscar el marcador. Hoy los de Coapa son terceros de la general con 14 unidades y un receso de dos semanas para solucionar su falta de liquidez en el ataque.

CEPILLO ENRACHADO

El primer tiempo del cotejo que cerró la jornada 8 del Apertura 2018 fue bastante tenue, con apenas algunas insinuaciones por parte de ambas escuadras, más del lado milloneta, que ayer saltó a la cancha con Agustín Marchesín en la puerta, bien resguardado por sus centinelas: Emmanuel Aguilera y el juvenil Edson Álvarez en la central; mientras que Luis Reyes, por la banda izquierda, y Paul Aguilar, por la parcela derecha, se encargaron de acarrear el esférico al frente.

El corazón del campo estuvo a cargo de Cecilio Domínguez, Guido Rodríguez, Mateus Uribe y Andrés Ibargüen. Por su parte, Henry Martín y Oribe Peralta comandaron el ataque; no obstante, fue rocoso su camino, pues cuando el compromiso estaba en sus primeros instantes, los de casa cerraron todas los vías que llevaban a su cabaña.

Los pupilos de Miguel Herrera fueron insistentes, trataron de explotar los dos carriles, pero su circulación fue cortada en distintas ocasiones por Francisco Rodríguez, Michael Orozco, Aldo Cruz y Félix Crisanto; apenas Jordan Sierra y Bryan Rabello, con destellos a cuentagotas, trataron de equilibrar el curso de las hostilidades, aunque sus intentos eran grises ante el buen proceder de los capitalinos.

No fue hasta que cercana la media de encuentro, el marcador cedió a favor de los capitalinos. La jugada se generó de un tiro de esquina, la redonda pasó toda el área de los anfitriones y en la siguiente, quedó a placer para El Cepillo Peralta, quien puede perdonar una vez, pero en la segunda no, y tras un rebote, logró disparar e incrustó el esférico en el costado izquierdo del marco de Antonio Rodríguez.

Tras el tanto de las Águilas, éstas se relajaron y fueron más mesuradas en su trato al esférico, arriesgando menos, por lo que la propuesta se limitó pequeños destellos en el ataque, pero Toño Rodríguez y los suyos, se encargaron de que el buen funcionamiento del rival quedara en un solo gol, por lo menos en los primeros 45 minutos.

Puebla, Puebla, 2 de septiembre de 2018. , durante el partido de la jornada 8 del torneo Apertura 2018 de la Liga Bancomer MX, entre los Lobos BUAP y las Aguilas del América, celebrado en el estadio Universitario. Foto: Imago7/Mireya Novo

DESDE LOS ONCE PASOS

Para el complemento, otra vez el América se fue al ataque, algunas veces pasando por alto el mediocampo, valiéndose de balonazos hasta la zona de peligro de los de casa, que a esas alturas ya no veían lo duro, sino lo tupido.

Diego Lainez, que había entrado por Domínguez, y que se esperaba que se enfrentara a su hermano, quien ni siquiera fue llamado, tuvo buen entendimiento con Rodríguez, Uribe e Ibargüen, para poner en aprietos a los locales; el timonel anfitrión, Francisco Palencia no fue capaz de descifrar la encrucijada que hasta ese momento le representaba la oncena del Piojo Herrera.

Pero los cremas, que sí fueron superiores en el proceder y el trato del esférico, tuvieron que apelar a un penalti en tiempo de compensación, un recargón sobre Martín; Mateus cogió la bola, la plantó en el manchón y desde los once pasos venció a Toño para dictar sentencia.