Una tarde endiablada

CON LOS DOS TRIUNFOS SOBRE EL LEÓN, EL MÉXICO SE COLOCA CADA VEZ MÁS CERCA DE LA POSTEMPORADA EN LA ZONA SUR

16

Ciudad de México.- Después de que el más grande enemigo del beisbol, la lluvia, se hizo presente la tarde-noche del martes, Diablos Rojos y Bravos tuvieron que disputar ayer una doble cartelera en el Fray Nano, el primer partido que fue para el México por 6-13, se disputó en un horario inusual para el juego de pelota, las 13:00 horas.

Literalmente la artillería escarlata atacó temprano la serpentina de César Carrillo, que concedió tres pasaportes a sus primeros tres rivales, por ello, apareció Luis Jiménez, y con casa llena y un elevado de sacrificio, permitió la carrera de la quiniela en los spikes de Carlos Figueroa.

Después apareció David Vidal con un doblete productor que mandó a la goma a Juan Carlos Gamboa y a Yeison Asencio; mientras que Emmanuel Ávila, con un sencillo que partió el diamante en dos, colocó a Vidal en la registradora, todo en la primera entrada.

En la parte alta del segundo rollo, los Bravos respondieron con cuadrangulares espalda con espalda, de Félix Pie y Niko Vázquez; mientras que con un sencillo de Quincy Latimore y un doble de Cedric Hunter, los de León le dieron la vuelta al encuentro, ante los lanzamientos del apodado Harry Potter, Patrick Johnson, que en esta ocasión no salió con el brazo lleno de magia.

Los Pingos respondieron en la parte baja con un vuelacercas de Asencio, quien se llevó por delante a Figueroa y Gamboa; por su parte, Luis Jiménez también sacó la bola del parque en solitario para retomar la ventaja.

En la tercera, la visita respondió con otro bambinazo de Brandon Macías, pero de inmediato en la parte baja, la Marabunta Roja, a través del Haper Gamboa, anotó una más, gracias a un tablazo contra la barda de Asencio.

En el quinto inning, un Jiménez que salió con el madero encendido, conectó un Grand Slam por todo el jardín central para colocar cifras definitivas en el juego uno.

PLANTAN CARA

Para el segundo duelo de la tarde, el pitcher Carlos de León salió dominante para los Diablos, al permitir sólo una carrera, tres hits y una base por bolas, a cambio de cuatro chocolates, en cinco entradas de labor, para dominar a los Bravos, a los que volvieron a vencer, ahora con marcador de 2-4.

En el segundo inning Félix Pie sorprendió a De León con un hit; un error del primera base lo mandó a la intermedia, mientras que un doblete de Daniel Cornejo envió al dominicano de los Bravos a timbrar la primera de la visita.

En la tercera, Gamboa recibió pasaporte, para después robarse la segunda base, mientras que un error del short stop cuando Gamboa estaba en la antesala, dejó al Haper timbrar en home ante una rola al cuadro de Luis Jiménez. Con dos outs en el cuarto episodio, el catcher Eduardo Revilla sacó línea de hit por el central y tras un wild pitch, avanzó a segunda, por lo que el batazo que dividió el diamante, de Jesús Fabela, fue suficiente para que Revilla anotara el de la ventaja.

Lucho Jiménez continuó con el embate escarlata en la quinta con una línea entre el jardín izquierdo y central, para después robarse la intermedia, y con el batazo productor del estadounidense Michael Choice, el de República Dominicana marcó la tercera rayita roja.

Un jonrón solitario de Cedric Hunter acercó a los de León, pero en la parte baja de la sexta, con casa llena, Yeison Asencio sacó un elevado de sacrificio por el central que mandó a Eduardo Revilla a anotar la cuarta de los anfitriones, que fue la definitiva, en una tarde endiablada.