Un canapé llamado Darío Yazbek

849
Daniel Bisogno

Ahora con esto de La casa de las flores y su rotundo éxito, todo el mundo está enamorado de Darío Yazbek Bernal, desde señoras y señoritas, pasando por toda la comunidad LGBTTTIQ y por uno que otro hombre heterosexual, y es que el personaje que le tocó hacer en la serie, es simplemente una gloria, el típi­co chavito con amplio espectro en gus­tos sexuales que todavía no se define y que además no tendría por qué hacerlo, con una comedia involuntaria gloriosa en un tono bajo, contenido, maravilloso, con un atractivo inocente que atrapa a los más grandes perversos y perversas del mundo de manera categórica y que al final de la serie, con ese tono inocente, su personaje acaba siendo el más im­portante de la historia, pues es el pivote para que pase ese final, no les digo más para no echarles a perder la serie a los que no la han visto, que ya son pocos por cierto, el caso es que éste actor, medio hermano de Gael García Bernal, hijos de la misma mamá pero de distinto papá, Gael es hijo del actor José Ángel García y Darío es hijo de Sergio Yaz­bek, hermano de la fotógrafa Mariana Yazbek, sí, la exnovia de Luis Miguel, para todos los que no se perdían esa se­rie también, o sea que además el talento lo trae en el ADN, bueno, pues resulta que está a punto de firmar para hacer una película en Hollywood, un poco como su hermano Gael, aunque por caminos distintos y resaltando el trabajo que ha hecho absolutamente Darío solo, con un estilo y con una técnica distinta a la de su medio hermano, pero con la posibilidad también de ser un ejemplo y orgullo para los mexicanos, triunfan­do en el extranjero, y está a punto de que se le haga, además habla un inglés británico perfecto, pues estudió cine en Londres, así que ese no será un proble­ma para intentar hacer una carrera en inglés, por si fuera poco, se estrenará como director de cortometrajes, o sea que es una carrera prometedora de éste pequeñuelo. Por cierto, en cuestión de amores, le pregunté si tenía pareja y me dijo que sí, pero muy dubitativo, algo me dice como que anda solapo, así que me late que se pueden apuntar y en una de esas, bien trabajado, hay harto chance. No saben además lo simpático, alivi­anado, sencillo y chistoso que es Darío Yazbek, a la hora de platicar con él, a mi me cayó increíble, con esa introversión y timidez pero con un humor muy ácido, como se tiene que ser en la vida. Mo­raleja.- Que vayan preparando el lodo, pues todos quieren echarse un revolcón con #LordDámeloTodo. He dicho.