CARA A CARA CON LA CNTE

82
Agencias

TUXTLA GUTIÉRREZ.-Sí, Andrés Manuel López Obrador se sentó frente a ellos para escucharlos, sin discursos pactados. Nunca antes habían estado los líderes de la CNTE y el SNTE, cara a cara, con el presidente. Cierto, aún no está en funciones, pero como si lo estuviera.

Hubo diplomacia, se dijeron las cosas directo. Primero habló el líder de la sección 7 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Pedro Gómez Bahamaca, con algunas frases, de lo que llamó un “manifiesto”, no discurso.

“En las urnas no otorgamos un cheque en blanco, queremos disentir cuando estén en riesgo las conquistas del pueblo. En la escuela, las propuestas, en la calle, las protestas. Lo hicimos contra la falsa reforma educativa”.

Así se iniciaron los Foros para el Bienestar de la Educación, en el Auditorio Manuel Velasco Suárez de la Universidad Autónoma de Chiapas. Una organización complicada, pero que resultó muy eficaz. Ponencias acordadas y otras por insaculación. Tres minutos por participante.

El líder de la CNTE se pasó de sus 3 minutos. Pero lo toleraron. Tenía mayoría entre los participantes. Refirió sus males: “Luchamos contra el estigma del magisterio y la campaña de difamación y desprestigio de que hemos sido objeto”, planteó Gómez Bahamaca.

López Obrador respondió con sutileza, pero firme, con un planteamiento muy concreto. A todos los maestros, de todas las corrientes, a líderes de otros sindicatos, como el petrolero, el de mineros, señalando que será respetuoso.

Así, Andrés Manuel, sí, escuchó frente a frente, pero también puso las nuevas reglas sobre la mesa.

Con información de Alejandro Lelo de Larrea