Diario Basta!

Tenemos memoria

EN 80 AÑOS, EL SUTGCDMX SE HA CARACTERIZADO POR SU SOLIDEZ, COMPAÑERISMO Y UNIDAD

Pero sobre todo por los hombres que dedicaron su vida para erigir una organización sindical, que protegiera a los trabajadores en su libre forma de pensar, organizarse para obtener prestaciones sociales y salarios dignos, así cómo votar y ser votados.

Los miles de trabajadores al servicio de la Ciudad han sido institucionales porque han trabajado de la mano con los gobiernos en turno, sin importar el color.

El objetivo de los enemigos del sindicato, son claros, controlarlo para debilitar la administración de Claudia Sheinbaum. Al interior del SUTGCDMX así lo ven, por eso no permitirán que personas ajenas, que tuvieron cuentas con la justicia o que obedecen a intereses partidistas, quieran desestabilizar al sindicato.

Quiénes buscan crear juegos artificiales fuera del SUTGCDMX, es porque cuando ostentaron un cargo nunca velaron por los intereses de los compañeros, siempre buscaron el beneficio propio y al ser llamados a rendir cuentas no pudieron comprobar los patrimonios obtenidos.

Muchos años después, esas mismas personas que defraudaron a sus compañeros, vienen a hablar de honestidad, a ofrecer lo que nunca cumplieron cuando tenían una responsabilidad sindical.

Al interior del Único, recordamos cómo hace más de 15 años se perdió el 85 % de nuestras presentaciones sociales y el salario no creció en relación a los trabajadores del gobierno federal.

Quienes hoy vienen a prometer grandes beneficios a los compañeros, les pedimos que enumeren las conquistas laborales obtenidas durante el tiempo que representaron a la organización sindical.

Los trabajadores al servicio de la Ciudad, no se dejarán engañar. La unidad y fortaleza de 185 mil trabajadores, son suficientes para enfrentar y rechazar a quienes buscan desestabilizar al SUTGCDMX, porque no están dispuestos que “títeres” vuelvan hacer lo de hace 15 años que entregaron todas sus presentaciones sociales y permitieron que sus salarios fueran congelados. Nunca más.