La intentona

14
Galileo Galilei

Al interior del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), hay júbilo entre la base laboral, porque fracasó la intentona de expresidiarios, traidores y esquiroles que buscan por todos los medios desestabilizar a la organización sindical.

En asambleas internas, los trabajadores acordaron cerrar filas y cerrar la puerta a José Medel Ibarra, repudiado por la base trabajadora, Julio Miranda, Carlos González, Rogelio Zanabria, Martha Malagón, presa por venta de plazas, y otros traidores que usufructuaron al sindicato y ahora empujados por altos mandos morenos quieren controlar el SUTGCDMX.

Lo que no se imaginan es que solo son utilizados, porque paralelamente verdaderos tiburones quieren dividir al Sindicato para controlarlo y de paso desestabilizar al gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo, quien al carecer de un verdadero operador político será muy vulnerable.

Esos tiburones de la política tienen nombre: Marcelo Ebrarad, Ricardo Monreal, Vidal Llerena, Mario Delgado, Martí Batres, César Cravioto, Gabriel García –quien saltó a la palestra recientemente–, Francisco Chíguil, Armando Quintero y Raymundo Martínez Vite, junto con Rigoberto Salgado, que buscarán debilitar a la administración de Claudia Sheinbaum a través del control de los trabajadores al servicio de la ciudad.

Otra mano que mece la cuna es la de Alejandro Esquer, secretario particular de Andrés Manuel López Obrador, próximo Presidente de la nación quien encabeza el “Grupo Tabasco” quien logró incrustar a uno de los suyos – Luz María González– en la Secretaría de Finanzas en la administración de Shienbaum, para debilitarla y de paso tener el control de los recursos.

Los verdaderos trabajadores cuentan que el enojo de los “traidores” fue que nunca lograron hacer crecer el Fondo de Ahorro Capitalizable, cuando en esta gestión creció en este último año 2 mil pesos, de $13, 200 a $15, 200 para cada uno de los “compañeros”.