Diario Basta!

Despilfarro y corrupción con aeronaves oficiales

Gobiernos estatales, dependencias gubernamentales federales y estatales, así como gobiernos municipales, compran aeronaves supuestamente para el uso oficial y ahorrar en viajes. Sin embargo, esas aeronaves son usadas para fines personales de nuestra clase dorada, enquistada en la política.

La Ley de Responsabilidad Administrativas no establece limitaciones para el uso de vuelos privados y la compra de boletos para viajes internacionales. En ambos casos se usan aeronaves con las que realizan contratos de arrendamientos a largo plazo y con los más altos costos por el lujo con los que se viaja. En viajes en aerolíneas comerciales, utilizan primera clase y, las empresas aéreas, no le disminuyen un solo dólar. Todo a costillas del presupuesto de los mexicanos.

Por si fuera poco, esos políticos utilizan bienes de la Fuerza Aérea y helicópteros oficiales para viajes familiares. Realizan viajes que tienen costos que van de los 300 mil pesos, hasta el millón de pesos por persona.

Al revisar a Ley de Responsabilidades, en el artículo 54 en materia de las faltas administrativas graves de los servidores públicos, no se aprecia el uso de helicópteros y aviones para fines distintos de los que fueron adquiridos. Debería ser considerado como empleo indebido de recursos que son patrimonio del país.Hay burócratas que hasta han utilizado aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana para fines ajenos a su actividad, así como el uso de helicópteros oficiales para viajes familiares, como se ha denunciado en el Legislativo Federal.Gobernadores, diputados de legislaturas estatales y magistrados de los tribunales superiores de justicia locales, han sido descubiertos utilizando esas aeronaves. Incluso recientemente, el director de Conagua, así como el de Pemex y otras dependencias para fines familiares. No se sabe cuantas millonadas se pierden.