Sin temores

PEDRO CAIXINHA Y RICARDO PELÁEZ CAMBIARON LA MENTALIDAD DE CRUZ AZUL, REVELA RAFAEL BACA, MEDIOCAMPISTA CELESTE

13
Ciudad de México, 24 de agosto de 2018. Rafael Baca, durante la conferencia, previo a la jornada 7 del torneo Apertura 2018 de la Liga Bancomer MX celebrado en La Noria. Foto: Imago7/Rafael Vadillo

Ciudad de México.– En cuatro años con Cruz Azul, proveniente del San José Earthquakes de la Major League Soccer (MLS), el mediocampista Rafael Baca ha vivido más momentos amargos que dulces.

El arranque ideal del Apertura 2018 de La Máquina con cinco victorias y un empate, que los mantiene en el primer lugar de la tabla general con 16 unidades, tiene nombres clave para el propio Baca.

“Con la llegada de Pedro (Caixinha) y ahora de Ricardo (Peláez) empezaron a generar una energía positiva, de que todo es posible y todo eso se contagia. Saber que ha habido momentos negros, reconocer que es parte de nuestro pasado, y de ahí en adelante hacer historia.

“Eso se está viendo reflejado en la cancha, los jugadores lo estamos demostrando y creo que eso se transmite a la afición, que nos ha respondido, por esa parte tienen que ilusionarse, pero hay que saber que vamos paso a paso”, confesó el contención en conferencia de prensa en La Noria, donde a su vez reveló el cambio más importante dentro del plantel.

“No tenemos miedo a fracasar, sabemos que mucha gente está esperando que volvamos a caer en ese hoyo. Creo que detectamos el problema, que era el miedo a fracasar, a perder, y ahora se perdió todo eso”, comentó Rafa al momento de aceptar quién es su más grande enemigo.

“Nuestros demonios o el miedo que tenemos, somos nosotros, el día que dejemos de creer en el trabajo que estamos haciendo o simplemente dejar de creer en lo que nos planteó el cuerpo técnico, ahí vamos a empezar a fracasar.

“El día que llegue una derrota, porque va a llegar ese día, es porque dejamos de hacer lo que venimos haciendo bien, pero hay que estar mentalmente preparados para salir adelante”, añadió.

Aunque para el futbolista de 28 años, el gran inicio cementero será sólo una anécdota, si no logran conquistar el título.

“Si no salimos campeones de nada sirve esto; podemos llegar en buen momento, podemos llegar invictos, pero al final del día, si no ganamos la Liga, de nada va a servir, y eso es lo más negativo para mí”.