Vende la mejor versión de ti

21

UN ASCENSO no cae del cielo, debes de ir tras de él. No por el simple hecho de “trabajar bien” o de tener muchos años laborando en la empresa, llegará por arte de magia. Son la consecuencia lógica a una forma de trabajo, a un camino realizado, y a la adaptabilidad. Porque en nuestros tiempos en los que la globalización y las nuevas tecnologías se introducen cada vez en la vida de todos, los empleados deben ser capaces de armar sus propias hojas de ruta.

DIME CON QUIÉN ANDAS…

Estudios recientes indican que cuatro de cada cinco promociones están relacionadas con los contactos que tenía la persona promovida dentro de la empresa. Esto no quiere decir que no fuese la persona más indicada sino que era la persona que quienes tienen el poder de decisión conocían y podían saber que era la indicada.

Si un empleado es un desconocido para sus superiores, no exista forma alguna de que ellos sepan que es capaz y que puede desarrollar funciones con mayores responsabilidades.

La manera más sencilla de conseguir esto es conseguir un mentor, un superior en el que confiar y poder hacer las preguntas necesarias. Un guía. Muchas compañías tienen un programa oficial de mentores pero aun cuando éste no sea su caso debe encontrar la forma de conseguir alguien con mayor experiencia que pueda mostrarle el camino.

LO IMPORTANTE: LOS RESULTADOS

Aunque en las promociones sus desempeños en trabajos anteriores no son lo único que importa, es necesario que sepa cómo mostrar los resultados obtenidos gracias a su esfuerzo e ingenio.

Debe tener documentado con cifras y estadísticas todo lo que haya logrado para su empresa, su departamento y su equipo de trabajo. Todo lo que muestre su compromiso para con la compañía.

SABER VENDERSE

Muchas veces se nos enseña que la humildad es una gran cualidad pero a la hora de buscar un trabajo si nuestros posibles empleadores no saben cuáles son nuestras cualidades no hay forma de que nos consideren para un puesto. Y la mejor forma de hacer saber sus logros es a través de cantidades, éste es el principal valor que se maneja en el mundo empresarial de hoy en día.

Debe asegurarse de que las personas indicadas se enteren de en qué porcentajes, cifras y cantidades su trabajo hace mejor a su empresa. No se preocupe que los demás se enteren de que está buscando ser promovido, es más, debe buscar que se enteren. Deben ver que tiene ambiciones, que no se conforma con lo que está dado sino que busca siempre mejorar y mejorar para la empresa.