En la casa del jabonero…

119
Salvador Trejo

Muy decidido a ventilar toda la cochinada que hay en el mundo grupero se encuentra mi compita Julio Preciado, pues me confesó que está preparando un libro sobre su trayectoria y en el mismo balconeará a muchos de sus compañeros gruperos que cayeron en las garras de las adicciones y todo lo malo que encierra este género, como a él mismo le pasó.

“Estamos en la casa del jabonero y el que no cae resbala, así que mis compañeros no se hagan de la boca chiquita”, me dijo seguro de lo que va a escribir. Entre los gruperos que podrían ser balconeados por El Gigante de la Banda se mencionan Pancho Barraza, Jorge Medina y El Coyote, entre muchos otros.

Se celebró por primera vez en México el Billboard Latin Music Showcase y lo organizadores dejaron mucho que desear, pues el evento estuvo totalmente desorganizado y con muy poca concurrencia; muchas agrupaciones, sobre todo las del regional mexicano, se quedaron sin tocar, pues de buenas a primeras ya no los dejaron subir al escenario y recortaron el evento, lo cual se me hace una falta de respeto para los participantes y el público.

Se rumoraba entre los inconformes que algunos grupos pagaron hasta 6 mil 500 de los billetes verdes por participar, pero ni aún así cantaron, por lo que yo creo que fue debut y despedida de este evento en México. Lo más rescatable fue el homenaje que se le rindió a Germán Lizárraga, por su gran trayectoria.

Por último, les quiero comentar sobre el mitote que se traen José Manuel y Julián Figueroa, los hijos de Joan Sebastian, pues el primero le llamó al hijo de Maribel Guardia despectivamente hermanastro, pero como Julián siempre lo consideró su hermano, pese a ser hijos de distinta madre, ahora por sus comentarios negativos mejor tomará su distancia. Pero los comentarios negativos no solo fueron en contra de Julián, sino del extinto Joan, del que dijo fue incapaz de acercar a su descendencia. Si ya conocen el carácter y lo arranques de José Manuel, no sé de qué se sorprenden. Genio y figura hasta la sepultura, nos leemos pronto.