Elige a una tortuga como compañía

42

Las tortugas se califican entre los animales más misteriosos, interesantes y extraordinarios del mundo y pueden llegar a ser mascotas muy cercanas y con un alto grado de sociabilidad con sus dueños.

CONOCE LA ESPECIE

Las tortugas son bastante fáciles de cuidar, una vez que sabes a qué especie pertenece. Esto es realmente muy importante: asegúrate de conocer bien la especie de la tortuga que adoptarás o que ya has adoptado (lo ideal es conocerla antes de adoptarla), porque cada especie tiene requerimientos específicos de alimentación, cuidados y hábitat, sin contar con que el tamaño varía entre ellas.

Por ejemplo, la diferencia entre una tortuga acuática y una de tierra es vital para su salud y desarrollo. Por ser mucho más fáciles de atender y mantener te recomendamos que adoptes tortugas terrestres que no requieren áreas demasiado especiales o adaptadas y pueden andar libremente por todo el suelo de tu casa. Pero si deseas adoptar tortugas acuáticas, es necesario que te informes bien de todo lo necesario para su vida y cuidados.

VENTAJAS COMO MASCOTAS

Tal vez la principal ventaja es su longevidad. Existen casos documentados de tortugas (sobre todo las gigantes de las Islas Galápagos) que han vivido más de 170 años. Aunque tu pequeña tortuga probablemente no vivirá tanto tiempo, sí sobrepasará con creces el promedio de vida de cualquier otra mascota tradicional, posiblemente más de 20 o 30 años, pudiendo llegar incluso a 60 si se mantiene con buena salud, por lo que tendrás tiempo más que suficiente para relacionarte con ella, mimarla y consentirla. Son mascotas para toda la vida.

Son de cuidados relativamente fáciles. Si tienes patio con césped la puedes dejar que viva allí. Si vives en un departamento con menos espacio, igual la puedes dejar que merodee libremente. Sólo debes tener en cuenta que no tenga obstáculos donde pueda quedar atrapada, y en ambos casos, velar por que tus plantas ornamentales no sean venenosas: las tortugas suelen ser omnívoras y no desaprovechan casi nada de lo que puedan comer; que no les falte el agua para beber: la necesitan, a pesar de su aspecto de rocas.