El regreso de doña Perpetua

66

DE FRENTE Y DE PERFIL

RAMÓN ZURITA

Los poco más de cinco años que duró el proceso judicial en contra de Elba Esther Gordillo, sirvieron para mostrar su inocencia de los cargos que se le adjudicaban, por lo que se resolvió dictaminar su libertad.

Con ello, la exdirigente nacional del sindicato magisterial recobró su plena libertad y sus derechos que le fueron arrebatados desde el momento mismo en que fue detenida en febrero de 2013.

En su cautiverio, la profesora Gordillo disfrutó de algunos beneficios como fue el pasar el mayor tiempo de prisión en hospitales, primero de la cárcel y después en uno privado y la prisión domiciliaria al pasar de los 70 años de edad.

Desde siempre se consideró que el proceso en su contra era más político que judicial y que al término del sexenio de Peña Nieto o al inicio del siguiente sería liberada, lo que sucedió, curiosamente, al mismo tiempo que se declaraba Presidente electo a Andrés Manuel López Obrador.

No son pocos los suspicaces que consideran que Gordillo fue aliada, con el futuro presidente, por lo que esa liberación forma parte de la anunciada amnistía.

Por eso se filtran versiones de que Elba podrá convertirse en un activo en contra de la Reforma Educativa que la mayoría del nuevo Congreso pretende modificar.

Ahora con libertad plena, se tomará unos días, para dar a conocer sus planes, entre los que se desconoce si se animará a participar en política, disputar el sindicato o simplemente disfrutar de su fortuna.