Estudio identifica proteína que ayudaría a detener cáncer de colon

33

En pruebas experimentales con ratos, investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), España, identificaron que reprimir una proteína (Jagged 1) ayuda a evitar el crecimiento de tumores.

Los especialistas explicaron que esta proteína tiene un papel importante en el desarrollo de cáncer de colon y recto, ya que activa la señal celular que permite a las células cancerosas desarrollarse y multiplicarse, por lo que este hallazgo podría ayudaría a los tratamientos terapéuticos en seres humanos para tratar este tipo de patología.

En un comunicado, el IMIM informó que los científicos analizan la función de la proteína Jagged 1, en la proliferación de las células cancerosas.

Precisaron que Jagged 1 es esencial en las células cancerosas, ya que activa una vía de señalización celular denominada Notch, misma que inhibe la diferenciación de las células, es decir, su capacidad para convertirse en células maduras que ya no pueden proliferar.

En el caso de los tumores de colon y recto, la activación de esta vía de señalización actúa favoreciendo su proliferación y crecimiento.

Durante la investigación, encontraron que en los tumores intestinales de los ratones falta de una proteína denominada Fringe, lo que provoca que Jagged 1 sea esencial para la activación de Notch.

Lluís Espinosa, uno de los especialistas del equipo científico, precisó que el hecho de que Fringe se encuentre presente en las células normales del intestino representa una importante oportunidad terapéutica para tratar a los pacientes con cáncer colorrectal, ya que si se inhibe Jagged 1 se puede detener el crecimiento de los tumores sin afectar la función del tejido normal.

En el caso de los ratones sanos, han podido comprobar que el colon y recto no necesitan la proteína Jagged 1, ya que en presencia de la proteína Fringe hay otros mecanismos para activar Notch.

Esta necesidad de Jagged1 para la activación de Notch en ausencia de Fringe, es un hecho que se repite en parte de los 239 casos de tumores analizados.

“Hemos implantado tumores humanos con Jagged 1 y sin Fringe en ratones y los hemos tratado con anticuerpos y, después del tratamiento, los tumores son muy pequeños y han necrosado. En el estudio, los tumores se habían reducido después de 10 semanas de tratamiento”, apuntó el doctor Espinosa.

De esta manera, consideran que estos resultados son prometedores para el tratamiento del cáncer del colon y recto.

En el comunicado, se precisa que diversas empresas farmacéuticas trabajan con anticuerpos específicos para inhibir Jagged 1, y que el proyecto de investogación del IMIM continuará su desarrollo para que en un futuro se puedan realizar ensayos clínicos.

Con información de Notimex.