Psicología bovarismo: descontento crónico

28

Es el síndrome de las personas que viven en las nubes para escapar de una realidad insatisfactoria

A VECES la realidad no nos gusta o no corresponde con nuestras expectativas. Entonces tenemos dos opciones: practi­camos la aceptación radical o nos convertimos en expertos del escapismo.

Solemos apostar más por la segunda opción. En parte por­que queremos seguir aferrados a nuestras esperanzas, y en par­te porque a menudo es muy difícil aceptar la realidad. Sin embargo, debemos tener cuidado porque podríamos desarrollar el síndrome de Madame Bovary.

SÍNTOMAS COMUNES

Expectativas irreales. Las ex­pectativas son hipótesis que nos planteamos sobre cómo debe ir el mundo. Sin embar­go, a veces olvidamos que se trata de meras suposicio­nes. Por eso, nos sentimos defraudados cuando la reali­dad no cumple con nuestras expectativas. El problema es aún peor cuando alimenta­mos expectativas irreales.

Metas imposibles. Su inca­pacidad para vivir en la rea­lidad le conduce a aspirar a cosas que no están a su al­cance. Al no tomar nota de lo que ocurre a su alrededor, la persona no establece planes concretos para hacer reali­dad sus metas sino que se limita a construir castillos en el aire sin tener en cuenta los recursos de los que dispone.

Sesgo de confirmación. Solo ven lo que quieren ver, e interpretan lo que ocurre de manera tal que se adapte a su visión del mundo.