El más odiado

DESPUÉS DE QUEDARSE CERCA DEL BI, NUEVA INGLATERRA BUSCARÁ, COMO LO ESTILÓ EN LOS ÚLTIMOS AÑOS, SER UNA FRANQUICIA GANADORA

38

Ciudad de México.– En la última jugada del Super Bowl LII, disputado en el U.S. Bank, casa de los Minnesota Vikings, parecía que Tom Brady repetiría la hazaña de un año antes, en contra de los Atlanta Falcons, cuando pudo recuperarse de una desventaja de 21-3 en el mediotiempo, pero no sucedió así.

El jefe en los controles de los New England Patriots lanzó largo a la zona prometida, y el reloj consumió sus últimos segundos cuando el ovoide viajaba por los aires, luego del bombazo, y los Filadelfia Eagles se levantaron con el título de la NFL, echando abajo todos los pronósticos que los colocaban como la víctima cantada.

Está claro, el regreso de los Pats fue exclusivo en Houston, cuando pusieron de cabeza al NRG Stadium de los Texans.

Para esta temporada, y después de quedarse a nada de conseguir el Bicampeonato de la Liga, la escuadra más odiada en los tiempos recientes amenaza con regresar a los primeros planos, pues se mantiene una base por supuesto muy competitiva.

La dupla Tom-Belichick es una que garantiza éxitos, y todo apunta a que serán competitivos y contendientes en el Este de la Conferencia Americana (AFC).

En lo que se refiere a la actualidad del cuadro de Massachusetts, los problemas extracancha de Julian Edelman han sido un tema engorroso para la plantilla.

Brady dio por terminada una conferencia de prensa cuando se le cuestionó si tenía alguna reacción para quienes vincularon a su entrenador personal, Alex Guerrero, con la suspensión por cuatro juegos para el receptor abierto, por violar la política de uso de sustancias para mejorar el rendimiento.

“No tengo comentarios. Es simplemente ridículo”, dijo Tom, y se retiró del lugar.