Desde Guanajuato en el GIFF

485
Chucho Gallegos

Escribo mi columna desde Guanajuato, ciudad fantástica por su diseño original que se conserva colonial desde las andadas bohemias, culturales y amoríos del Cura Hidalgo, según el libro Hidalgo entre El Vicio y la Virtud, del escritor Eugenio Aguirre, que en esta investigación le quita la sotana, lo desmitifica y lo presenta humano.

Por la invitación del Festival de Cine Internacional de Guanajuato, tuve la oportunidad de maravillarme con su concepción arquitectónica, que parece una maqueta de bolsillo. Y más sorprendido de la vialidad subterránea, donde transitan automotores por túneles que antes fueron cerros y los vaciaron para llevarse su riqueza hasta dejarlos huecos.

Finalizó el evento con la proyección de la Opera Prima Blindspotting (Punto Ciego), filmada en Estados Unidos, en inglés, película estupenda de un final inesperado, obra dirigida magistralmente por Carlos López Estrada, hijo de la productora Carla Estrada, orgullosa y emocionada mamá, que sin duda la mejor producción de su carrera es su hijo. Carla llegó elegante y feliz por la alfombra roja del teatro Juárez, acompañada de su inseparable Óscar del Toro, donde minutos antes desfilaron Pepillo Origel, Damián Alcázar, su novia y Aarón Díaz, quien por cierto, horas antes fue invitado a la conferencia: #Yosimecomprometo, sobre el suicidio, organizada por una institución que preside Sarah Hoch, canadiense, creadora, además del Festival desde hace 21 años. Este actor, no se preparó para importante tema, de manera que su presencia fue un despilfarro de tiempo.

En cambio, la conferencia magistral, que duró casi tres horas, en el teatro Juárez, Damián Alcázar fue un éxito, por su presencia, su bagaje y forma sencilla, amena de platicar de su vida profesional, conducido en forma bien documentada y muy inteligente por el periodista Adrián López del grupo Imagen, vital su intervención porque fue llevando al actor en el recorrido de sus películas más destacadas hasta llegar a la Ley de Herodes, cinta estrenada en el año 2000 y que salvó su vida y exhibición de milagro porque ya la censura la había enviado al polo norte, a congelarse para siempre por la crítica al sistema político mexicano. (Les doy las gracias a Sarah Hortch, Margarita Ortega, Carlos Aguillón, Jonathan, equipo pequeño base de la organización, pero tienen la magia de multiplicarse para ser eficaces.