El América recompone el camino y se impone 3-0 al Atlas en la cancha del Estadio Azteca

37
Foto: @ClubAmérica

Ciudad de México.- Después de algunos lapsos en los que el equipo hasta lucía torpe, el futbol sacó avante al América para recomponer el camino e imponerse de manera clara 3-0 al Atlas.

El estreno había sido con bastantes dudas, en el segundo compromiso seguramente lo rescatable para Miguel Herrera es que sus Águilas recobraron la contundencia y macaron a racimos.

Trompicado

Ulises Cardona se plantó, solo y de frente, pero su disparo salió a las manos de Agustín Marchesín, quien minutos antes había soltado la bola, en una jugada de rutina.
Y fue, durante ese primer cuarto del duelo, la acción que levantó más murmullos, pues el resto se había ido en poder asentarse a un terreno de juego que en verdad lucía en malas condiciones.

Y es que al famoso pasto híbrido, tan popular en la última Copa del Mundo, aunque con más tiempo de asentamiento, había que sumarle el fuerte chubasco que se dejó sentir por los rumbos de Santa Úrsula.

Los de casa, revolucionados y realmente ajenos al nuevo terreno, apenas y dieron visos de peligro, porque sus jugadas eran meramente anecdóticas.

Y fue después de un tiro de esquina, en donde se conjugaron varios errores, que Guido Rodríguez mató de pecho y anidó al fondo.

Así, como estaba cantado que sería, al estilo Chafle, al 34’, los cremas se pusieron al frente en el marcador.

La respuesta de los tapatíos fue apenas tibia, y al 40’, en un desborde con mucha rapidez, pero trompicado, en dos tiempos Renato Ibarra asistió a Mateus Uribe, quien cayéndose hizo el 2-0. La primera parte terminó con una buena ventaja para el anfitrión.

Uno más

Para el complemento la visita adelantó líneas, tratando de atrincherar, pero con el peligro latente de la contra americanista.

Roger Martínez mostró habilidad, se quitó varias marcas, y su intento encontró una pierna. Enseguida, en el cobro del córner, Guido hizo el 3-0, al 54’.

Con mucho ímpetu los de Guadalajara buscaban al menos el que los románticos llamaban el de la honra, pero eran carentes en el último toque.

Al final, el duelo terminó 3-0 en favor de los capitalinos, mostrando argumentos para recomponer un partido que parecía bastante trabado.