Pamela Anderson : No hay 5to malo

8415
Raquel Bigorra

El problema no es cometer errores, es no aprender de ellos. ¿Qué pasa en una separación, un divorcio? Algunos viven el duelo con mayor intensidad que otros. Muchos dicen que no se vuelven a casar ni locos, y otros, que ni la piensan para volver a vivir la misma o mayor ilusión que la primera vez.

Ese es el caso de Pamela Anderson. ¿Pueden creer que va por el cuarto matrimonio ? No se le puede criticar porque cada quien debe hacer con su vida lo que quiera y en su caso todo lo hace con total legalidad, así qué hay que bendecirle el siguiente paso que va a dar.

Tampoco se le puede juzgar con la rapidez que se casó con Tommy Lee, su primer marido. 96 horas bastaron para animarse a poner la poderosa. Es el padre de sus dos hijos y aunque ella se divorció alegando maltrato hay gente que en la primera cita decide pasar el resto de su vida con esa persona y lo logra. No corrió con suerte, dirán algunos.

Después se casó con Kid Rock en 2006 en un yate y luciendo un diminuto vestido de baño blanco reemplazó el tradicional vestido de novia. Vaya que fue original pero no se puede negar que salió de blanco. Después de un tiempo se separó de Kid.

Finalmente se casó por tercera vez con el millonario estadounidense Rick Salomón con quien duró menos de seis meses. Pero al poco tiempo se reconciliaron y se volvieron a casar, así que no sé si contar la siguiente boda como la 4ta o la 5ta. La cosa es que Pamela, dirá nuevamente sí acepto . El futbolista francés, Adil Rami, de Origen Marroquí, ya le entregó el anillo. Después de dos años de romance es la misma Pamela quien aseguró que le gustaría casarse otra vez en la vida. Pero ya lo había hecho muchas veces.

Así qué ahí va de nuez. Esperemos que este sea el bueno. Ya ven que no hay 5to malo. Ojalá y haya aprendido de errores anteriores. No se puede vivir pensando en que no tuvimos suerte o nos tocó uno malo. Hay que trabajar en lo que sabemos nos debemos y estar dispuesta a aportar más del 100 en la relación. Sobretodo aprender a no tirar la toalla cuando tenemos todo para ser felices. Y vivieron felices para siempre gracias a El Manual de la buena esposa.