Disidentes van por Romero Deschamps

Líderes opisitores alzan la voz para que el todavía secretario general del STPRM sea castigado por diversos delitos

143
MÉXICO, D.F., 18JUNIO2013.- Un grupo de petrolero marcharon por las Reforma rumbo al Zócalo en apoyo de Omar Toledo quien busca el liderazgo del sindicato de petroleros y la caída del actual líder Carlos Romero Deschamps. FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

El poderío de Carlos Antonio Romero Deschamps, senador por el PRI y secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, se desmorona. Las múltiples demandas que tiene por varios delitos –como enriquecimiento ilícito y fraude–, amén de que terminará su fuero, lo tienen con un pie en la cárcel.

Mientras tanto, son cuatro los líderes opositores que levantan la mano para sucederlo, una vez que las nuevas autoridades federales tomen cartas en el asunto, a partir del primer día de diciembre.

Cada vez son más voces disidentes del mismo sindicato las que se suman y hacen eco a un reclamo añejo: no quieren al frente del STPRM a Romero Deschamps, “ese cacicazgo debe acabar”.

Y ahora, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo, ven por fin cómo poco a poco se acerca el término del reinado de casi 30 años de Carlos Romero Deschamps.

LÍDERES LEVANTAN LA MANO

Ante estos aires de cambio, por lo menos tres personas levantan la mano para suceder a Romero Deschamps al frente del STPRM. Ellos son los que más activos han estado, ya sea peleando por derechos de los petroleros o interponiendo demandas en contra del líder, a quien exigen su renuncia.

Raúl Romero Maldonado, de la agrupación Frente Nacionalista Petrolero es uno de ellos. Otro más es Juan Carlos Chávez González, de la Alianza Nacional Democrática de Trabajadores Petroleros, además de Jorge Fuentes García, de la Gran Alianza Nacional Petrolera. Y completa la lista Arturo Flores Contreras, de Petroleros Activos en Evolución por un México Nuevo.

Todos coinciden en el hartazgo ante tanta corrupción que prevalece en el seno del sindicato petrolero, y solicitan un castigo para Romero Deschamps y su camarilla, que han hecho del STPRM un nido de ratas.

Por su parte, Arturo Flores Contreras solicitó a la administración federal entrante que limpie y democratice al gremio petrolero, pues están listos para brindar los mejores resultados.

Flores Contreras, de Petroleros Activos en Evolución por un México Nuevo, apuntó que los trabajadores están hartos de sus dirigencias corruptas, pero están prestos para levantar a Petróleos Mexicanos y llevarla otra vez a la competitividad.

Juan Carlos Chávez González, líder de la Alianza Nacional Democrática de Trabajadores Petroleros, está en contra de la Reforma Energética implementada por la administración del presidente Enrique Peña Nieto, pero al mismo tiempo entiende que será difícil echarla para atrás al cien por ciento.

Sin embargo, Chávez confía en que el gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador implemente una etapa de mantenimiento a fondo de las refinerías para garantizar su operación, y que se realice con mano de obra sindicalizada, pues los trabajadores son muy capaces.

Juan Carlos y sus simpatizantes exigen que se vaya Romero Deschamps, pues representa un aparato de represión y corrupción de poco más de 10 mil personas a nivel nacional.

Raúl Romero Maldonado es uno de los sindicalistas jubilados más activos en la resistencia contra Romero Deschamps. Desde la trinchera del Frente Nacionalista Petrolero, junto con otro trabajador jubilado – José Vega Barragán–, interpusieron una demanda en días recientes en contra del líder del STPRM, por los presuntos delitos de prevaricato y fraude, implicando a los 36 comités ejecutivos seccionales, ante la PGR.

En el documento, culpan a Deschamps de violación a la ley interna del STPRM, además de la desaparición del Fideicomiso para la Construcción de la Vivienda y el Fondo Laboral Petrolero, la disminución del salario y la pérdida de sus derechos laborales.

“En el sindicato no hay democracia y sí muchas situaciones anómalas”, apuntó Romero Maldonado. Y lo que gran parte de los trabajadores petroleros esperan –sindicalizados o no–, es que con la llegada de López Obrador, cambie el panorama, y Carlos Romero Deschamps sea castigado por el saqueo impune que ha prevalecido a través de casi 30 años.