Reynaldo López y su prueba de fuego

1560
Lupita Reyes

Parece que ser designado el realizador del reality Mira quién baila, ha resultado para Reynaldo López, todo un reto a su paciencia. O al menos eso se puede deducir de sus publicaciones en redes sociales: “La semana más difícil de mi vida”, “Hoy me siento frustrado” y “No tienen idea de lo que hacemos”, fueron algunos indicios de que trabajar a la par de la gente de Univisión para llevar a la pantalla el concurso de baile, ha sido una labor titánica. Y es que debe ser muy difícil para alguien como él que ha tenido libertad para comandar a su equipo en otros programas, que le cuestionen sus decisiones o peor aún, que le indiquen cómo quieren que se hagan las cosas. Y con la reducción de personal que Televisa ha llevado en todas sus áreas, ahora lo que menos conviene es cuestionar las políticas de esa empresa.

Si a lo anterior le sumamos que su hija Bárbara, trabaja como actriz en la televisora de San Ángel y su esposa Bety está retomando su carrera musical, todo indica que ahora menos que nunca López puede hacer un berrinche, pues seguramente la lista de productores que quieren esa oportunidad de trabajo es larga. Recién terminó al aire el programa El Privilegio de mandar, y empezó La Parodia, y viene Mira quién baila, todos con la manufactura del equipo de Reynaldo, lo que me lleva a pensar que los que se queden en Televisa en esta nueva era, tendrán la consigna de hacer más, pues cada día en sus filas contarán con menos personal.