“Aplanadora” acaba con el tripartidismo

La caída del PRI, PAN y PRD en los pasados comicios representa pérdidas mayúsculas para estos partidos, en varios sentidos

111

Otra lección que dejaron los comicios federales del 1 de julio es el fin del tripartidismo. El voto en cascada a favor de Andrés Manuel López Obrador y el resto de los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia casi sepultó al PRI, al PAN y al PRD, convirtiéndolos en minoría.

El año que viene (2019) el Partido Revolucionario Institucional cumplirá 90 años, el Partido Acción Nacional 80, y el Partido de la Revolución Democrática 30. Pero no tendrán nada que celebrar, pues a duras penas lograron sobrevivir, luego del tsunami morenista.

Y en este escenario, reducidos y disminuidos, estos tres partidos ahora buscarán sobrevivir, ante el predominio de Movimiento de Regeneración Nacional. Si se comparan los votos obtenidos en 2012, PRI, PAN y PRD perdieron la escandalosa cifra de casi 21 millones de sufragios, lo que también se reflejará en los ingresos que recibirán.

Estos son los datos de la derrota… LAS PÉRDIDAS… De una elección presidencial a otra, los resultados para el PRI, PAN y PRD son catastróficos. Así les fue: en 2012, el PAN obtuvo 12 millones 732 mil 630 votos, y en 2018, 9 millones 996 mil 514 sufragios. Es decir, perdió 2 millones 736 mil 116 votos.

El PRI, por su parte, en 2012 contabilizó 16 millones 354 mil 938 votos, y seis años después sumó 7 millones 677 mil 180 sufragios. Perdió 8 millones 677 mil 758 votos. Y el PRD, en 2012 tuvo 11 millones 122 mil 251 votos, mientras que este año sumó apenas 1 millón 602 mil 715 sufragios. De esta manera, perdió la friolera de 9 millones 519 mil 536 votos.

Las pérdidas también se traducen en curules y escaños, como se observa en estas cifras. El PRI, de 2015 a 2018 perdió 158 lugares en la Cámara de Diputados, pasando de 203 legisladores a 45 para este año. En el mismo lapso, el PAN perdió 26 curules, pues de 109 que tenía quedó en 83.

Y el PRD tendrá 40 diputados menos, al pasar de 61 a 21. La diferencia es evidente: El PRI tendrá 45 legisladores, el PAN 83 y el PRD 21, frente a 310 del bloque de Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES).

La representación en la Cámara de Senadores para estos tres partidos también será mucho menor. Así, luego del efecto Morena, el PRI perdió 41 escaños. De 54 pasa a 13. El PAN perdió 15 espacios, para quedar en 23, y el PRD tendrá 14 senadores menos, para quedar en 8.

Mientras, Morena, PT y el PES tendrán 69 lugares. En lo referente a gubernaturas, también hubo graves pérdidas.

El PAN perdió Veracruz y arrebató Yucatán al PRI. Aún mantiene 12 entidades, pero dejará de gobernar a 6 millones de personas.

El PRI perdió las gubernaturas de Jalisco y Yucatán, que eran suyas. Y ya no gobernará a poco menos de 10 millones de mexicanos. La mayor pérdida fue para el PRD, pues dejó ir tres de cuatro estados que gobernaba: Morelos, Ciudad de México y Tabasco, dejando así de gobernar a más de 13 millones de mexicanos.