Diario Basta!

Tercera edad cuida bien a tus abuelitos

Asumir la vejez es difícil, en especial cuando son situaciones complejas que son complicadas de comprender para la familia

LA VEJEZ trae consigo una serie de grandes cambios físicos y emocionales, pero eso no debe ser motivo para que la desesperación se apo­dere de ti, recuerda que ese anciano te cuidó toda la vida, ahora es tu turno de hacerlo, no lo maltrates ni lo hagas sentir inferior.

La pérdida de memoria, aparición de enfermedades o comportamientos inexpli­cables son sólo algunos de los cambios de quienes en­tran en esta etapa. Si bien al­gunas situaciones serán des­concertantes, es importante que los más jóvenes de la fa­milia se llenen de paciencia, comprensión y mucho amor para acompañar a ese adul­to mayor.

VIOLENCIA,

PREOCUPANTE

A lo largo de los años las ci­fras de violencia en contra de los adultos mayores han au­mentado. Un fenómeno que preocupa a la terapeuta de familia, Oveida Rosales Mar­tínez. Según la experta, dicha violencia se produce desde diferentes ámbitos de la vida de la persona.

“Los hijos están llegan­do a extremos que son muy lamentables. Hoy en día ve­mos que la violencia en con­tra de los ancianos es física, verbal, sicológica y afectiva. El solo hecho de rechazar a alguien de la tercera edad, puede ser considerado co­mo un tipo de violencia”, co­mentó Oveida.

Señala que muchos de es­tos casos se dan por intere­ses económicos de los fami­liares de los ancianos.

“Los hijos dejan a sus pa­dres en hogares geriátricos como una forma de institu­cionalizarlos. Luego se que­dan con sus pensiones y el anciano es olvidado y aban­donado. Otros tienen a los abuelos en casa y los hacen sentir en condiciones de in­ferioridad. En condiciones deplorables”, ad­virtió la terapeuta familiar.

La experta agregó que este tipo de com­portamientos se debe a que cada día la so­ciedad está criando personas por fuera de las bases del respeto y la tolerancia. Por lo cual, asegura que aquellos que durante su infancia fueron sobreprotegidas y a las que no se les puso límites, serán más propensos a ser irres­petuosos con sus mayores.

“Los padres generalmente creen que cum­plirle todos los caprichos a los hijos es una muestra de amor. Eso es un error porque cuando crecen, pierden la cultura del respeto”, explicó Rosales Martínez.

La terapeuta familiar aclaró que este tipo de malos tratos y abandonos, genera una serie de condiciones que pueden llevar a que el an­ciano entre en depresión.

“Nosotros debemos aprender a envejecer. Si una persona está envejeciendo y siente que en casa no se le valora, pues va a tener un sen­timiento de vacío. Se va a deprimir. Algunos se vuelven agresivos y otros más chochos. Cada persona lo asume de manera diferente”, afir­mó la experta.