Bañado en felicidad…

DIDIER DESCHAMPS RECIBIÓ MOJADA TRIPLE, PUES ENSEGUIDA DE LA LLUVIA, Y LA DEL VESTIDOR, SUS JUGADORES LO EMPAPARON EN LA CONFERENCIA

30

Moscú, Rusia.– Paul Pogba regresó a su versión más auténtica; incluso, pasando por encima del Ejército Francés, encabezado por un mentado Antoine Griezmann, porque éste también le entró al relajo.

Didier Deschamps, aún con las huellas de una celebración espumosa y del tormentón, se disponía a tomar parte en la conferencia de prensa, ya como nuevo técnico Campeón del Mundo, y fue cuando se dio la irrupción encabezada por el ‘6’ de Les Bleus.

Para no dejar dudas del personaje ahí sentado, algunos de sus muchachos, después de cantarle y vitorearlo, le volvieron a dar un baño de monarca. “Son una banda de locos, pero estamos todos felices”, dijo el profe.

Y fue tras aquella imagen de camaradería pura, que el también ganador del Mundial, pero como jugador en 1998, tomó la palabra para hablar de éste, su último, y seguramente más valioso logro como entrenador.

El exmediocampista se refirió a lo doloroso que fue perder la Eurocopa 2016, sobre todo porque se disputó en territorio galo.

“Fue un golpe muy duro perder la Final de la Euro, pero aprendimos la lección”, dijo. De hecho, en el terreno más autocrítico, el estratega aceptó que tal vez no lucieron ante Croacia, pero les alcanzó para llevarse el título.

“Hoy (ayer) no jugamos un gran partido, pero mostramos fortaleza mental y anotamos cuatro goles”. Y de paso, alabó al grupo que formó, sobre todo tomando en cuenta su juventud. “Es una maravilla que un equipo tan joven esté en la cima del mundo”, aseveró.