Deschamps ve caer su imperio

El líder del sindicato petrolero pidió el voto corporativo por Meade, y ahora buscará a AMLO

2539

Carlos Romero Deschamps, el líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), pertenece al PRI desde 1969. Ha sido legislador por el tricolor en seis ocasiones, y detenta la titularidad del gremio petrolero desde 1996. En el año 2000, “aportó” 1 mil 500 millones de pesos –de las arcas sindicales– a la campaña del priísta Francisco Labastida Ochoa… quien perdió.

Fiel soldado del partido que le ha garantizado fuero desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, ahora el secretario general del STPRM y actual senador, trató de inclinar el voto petrolero a favor de José Antonio Meade, candidato a la Presidencia de la República por la coalición Todo por México (PRI-PVEM-Panal)… pero le falló la jugada.

Así trató Romero Deschamps de operar el voto corporativo, de acuerdo a los testimonios recabados por Grupo Cantón. Ahora gran parte del gremio petrolero pide su salida.

VOTO MASIVO

Desde que arrancó la campaña electoral por la Presidencia de la República, la orden de Carlos Romero Deschamps a sus 36 líderes sindicales seccionales fue la misma: voto masivo para el candidato del PRI, José Antonio Meade Kuribreña.

Con esa encomienda, cada uno de los 36 líderes seccionales hicieron el llamado al voto por el PRI a cada uno de sus trabajadores agremiados.

Y no sólo eso, pues les solicitaron también que cada uno de ellos les pasara una lista de diez personas que también se comprometían a darle su sufragio a Meade, acompañada de copias fotostáticas de la credencial del INE de cada una de esas personas.

Los dirigentes se cuidaron de no dar la orden por escrito. “No son tontos, y trataron de no dejar evidencias de su llamado al voto corporativo. Pero eso sí, nos amenazaron de manera velada de que si llegaba López Obrador a la Presidencia, nuestros logros sindicales se terminarían. Nada más que nunca pensaron que votaríamos por el candidato tabasqueño, pues estamos hartos de tanta corrupción, sobre todo de nuestros dizque líderes”, refiere el ingeniero petrolero Juan Francisco Hernández, del STPRM.

Y apenas en días pasados, al confirmarse la victoria de AMLO como Presidente de la República, Romero Deschamps mandó publicar un desplegado donde dice asumir “con absoluto compromiso”, la decisión de los ciudadanos que eligieron al tabasqueño como sucesor de Enrique Peña Nieto.

Aún más: dijo que respetará su investidura y le deseó una administración exitosa. Y es que antes, en Veracruz, López Obrador sentenció, ante un nutrido grupo de petroleros que, de llegar a la Presidencia, acabaría con el cacicazgo en el sindicato de ese sector.

De nada le valieron a Romero Deschamps las amenazas y amagos para que los petroleros se volcaran a las urnas y votaran por el PRI. Ahora todo indica que su fin como líder está cerca…

Piden cárcel para el “más corrupto”

Desde el comité central del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, el mismo que aún lidera Carlos Romero Deschamps, salen comunicados para el gremio petrolero en contra de su secretario general.

Como este, el cual está dirigido a Andrés Manuel López Obrador y a la opinión pública. “Este resultado llega después de una intensa campaña en la que los trabajadores petroleros nos vimos amenazados por Carlos Romero Deschamps, y sus 36 secretarios generales locales del STPRM, pues ellos exigían que votáramos por el PRI, o si no perderíamos nuestro trabajo, o no les daría el mismo a nuestros recomendados, negándonos los ascensos escalafonarios, cursos de capacitación, etcétera.

“En esta campaña los petroleros y nuestras familias participamos con organización, desafiando a nuestros representantes sindicales, lo hicimos porque estamos seguros de su proyecto de nación, confiando en que ahora sí metan a la cárcel al más corrupto de México, Carlos Romero Deschamps, y que exista democracia dentro del sindicato.

“A lo largo de más de 30 años de existencia, al frente del STPRM, Carlos Romero ha estado lejos de tener una sola visión de hacia dónde ir, la diversidad de estrategias y políticas para la conducción de nuestro sindicato y la industria petrolera de México. “Por muchos años, los trabajadores hemos demostrado institucionalidad y respeto con nuestra conducta a la empresa a la que servimos con orgullo”.