Retroceso

82
Rafael Loret de MOLA

No hacerlo ahora significó, un nuevo espacio para la manipulación y el uso de algoritmos, en la nueva era cibernético en donde es posible que el presidente de los EU, permanezca en su puesto a pesar de habérsele comprobado que llegó a la Casa Blanca gracias al hackeo ¡de los rusos!.

Así, en México, en donde los caciques estatales siguen en su afán de imponerse a costa de la mayor parte de los mexicanos. ¿Comicios limpios? No es así si consideramos las pruebas sobre llenados de boletas en entidades claves, como todas las del litoral del Golfo cuyos dueños reales conforman el cártel del mismo nombre, que entró a la campaña, porque algo falló respecto a la amnistía prometida para ellos. Pregunté a un informante, si era factible que algún postulante de elevado nivel pudiera ocupar su cargo sin el visto bueno del narcotráfico; su respuesta fue contundente:

-Esto es francamente imposible. Tiene que negociar si quiere ganar.

En la maraña creada por el INE para hacer brotar la información “lentamente”, las evidencias sobre desviaciones son múltiples; el dolor de no pocos ciudadanos también. La democracia sufrió un duro embate pero no ha vencido a la soberanía popular que acabará por imponerse a pesar de las estúpidas estridencias de Aurelio Nuño, el pandillaje de René Juárez, y la ingenuidad perversa de Meade. Contra la unidad de la mayoría de los mexicanos no hay muro, ni el de Trump, que prevalezca. basta salir a la calle para ver un colectivo cansado de farsas, como la del pobre imbécil José Antonio Fernández Carbajal, presidente de FEMSA, quien pidió no votar con el hígado, esto es como si fuera sencillo olvidar matanzas, corruptelas, agresiones y una venta antipatriótica del territorio nacional. Modernizarse o morir en la ignominia, es el grito de hoy.