Diario Basta!

Boneta y Sodi siguen consejos de El Manual

Ha tomado mucha relevancia en redes las fotos que suben Diego Boneta y Camila Sodi. Nos tienen un poco confundidos. A veces pienso que se trata de Luis Miguel y Ericka, el personaje que interpreta cada uno en la serie de El Sol. Otras tantas pienso que se involucraron sentimentalmente y están viviendo un tórrido romance.

Sí es cierto que andan, hacen muy bonita pareja. Él debe tomar en cuenta que ella es madre de dos y para salir de vez en cuando, no necesita muchos consejos. Si su interés es involucrarse sentimentalmente con todo lo que una relación conlleva, debe saber que formar parte de una familia ensamblada, es algo muy común hoy en día. Pero tiene sus bemoles. El formará parte importante de la vida de dos pequeños inevitablemente, y debe entrarle a la relación a conciencia.

Muchos cometen el error de querer convivir con los pequeños luego luego. Es mejor no apresurar las cosas. Iniciar la relación con los pequeños de a poco, primero como amigos y quizás con el tiempo si los hijos lo aceptan, tomar un rol más relevante en sus vidas pero jamás intentar ocupar el rol del padre. Estar dispuestos a darles cariño, cuidado, atención.

Las familias ensambladas son un espacio de amor, tolerancia y armonía no un campo de batalla. Así que jamás se debe competir por amor. Conozco parejas que erróneamente ponen a su pareja a elegir entre ellos o los hijos. Tache total. Hay que recordar que el nuevo espacio que estamos construyendo en pareja con hijos de relaciones anteriores debe reinar la tolerancia, paciencia y armonía. Hay que ponerle voluntad y esfuerzo.

Si es cierto que Diego y Camila tienen una relación fuera de la serie de Luis Miguel, deberán aprender que es un proyecto de vida donde los hijos de la pareja deben ser tomados en cuenta. Diego Boneta deberá respetar la figura de Diego Luna, como padre de los niños y dejárselos saber. Jamás hacer un mal comentario por inofensivo que parezca.

Familias reconstruidas o ensambladas, es lo de hoy. Diego no debe salir corriendo ni asustarse con la responsabilidad que tendrá. Que disfrute el viaje y ojalá sea cierto que andan. Con estos consejos, vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.