Un resultado arrollador

108
Galileo Galilei

Así pasó el domingo con el resultado adverso obtenido por azules, tricolores y amarillos. En la debacle electoral del PRI, PAN, PRD y demás aliados, sufrida el 1 de julio hay varios responsables, e ingenuo sería pensar que fue producto de un plan detallado y elaborado de los morenos, porque ni ellos pensaban obtener un resultado arrollador.

El nuevo PRI que Peña Nieto pregonó e impulso cuando llegó a la presidencia en 2012 con una camada de nuevos jóvenes, fue una desilusión ciudadana, pues todos sus amigos resultaron con uñas más largas que un roedor, además de la omisión para castigar, sin contar con todas las facilidades que tuvieron los Borge, los Duarte, los Sandoval y los Medina para evadir la justicia e irse a otro lado a disfrutar lo “robado”, mientras los ciudadanos de a píe se encontraban en una situación desfavorable buscando como sobrevivir a los gasolinazos, aumento del gas, energía eléctrica y otros servicios.

El resultado electoral fue justo y ahora Peña y su grupo están obligados a pagar la factura. Será el fin del PRI?

Enfrente tampoco hay que presumir. Los excesos amarillos, parejas imperiales, cacicazgos, abusos, impunidad, corrupción y una alianza fallida con Acción Nacional, llevó al PRD a perder todo.

La CDMX, los amarillos la consideraban su bastión, pero ahora se tendrán que conformar con las delegaciones Coyoacán y Venustiano Carranza, cuando el tribunal electoral valide los triunfos.

Lo malo es que a 5 días de la elección nadie de los marrillos se atreve a levantar las cenizas y aceptar que después de tantos abusos, la ciudanía se cobró todos los agravios en las urnas.

Los azules, por su parte reconocieron que les pasó el carro guinda por encima y de fea manera.

Aceptaron que la alianza con los amarillos no les dejó nada y por el contrario fueron arrastrados por el desprestigio que sus aliados arrastraban en la CDMX.

Anunciaron los azules que en días por venir reflexionarán para determinar qué tan importante será mantener la alianza con los amarillos que en las pasadas elecciones no le dieron nada. Hulp.