Famosos vigilados

842
Daniel Bisogno

En esta “cruda” nacional que estamos viviendo los mexicanos, a la que cada vez estamos más acostumbrados (lamentablemente), siento un ambiente de hartazgo, de hastío y un tanto de asco en cuestiones políticas y futbolísticas, en lo político está dividido, la mitad contentos, la mitad aterrados, en lo futbolístico todo mal, el caso es que lamentablemente nos hemos convertido en una nación acostumbrada a perder, esa es la realidad, y en buena medida por culpa nuestra, por eso deseo que ahora que viene el recuento de los daños podamos cambiar, es ahora o nunca, tenemos que unirnos, cambiar nosotros, ser mejores y exigir con mano muy, muy dura, que en lo deportivo haya una mejoría, no podemos permitir quedarnos para siempre en el ya merito, de nosotros depende que nuestro deporte crezca y aprender a exigir, a exigir resultados y no quedarnos callados nunca más y en la cuestión política todavía más, los que votaron por este nuevo gobierno y los que no, que son mitad y mitad, tenemos la inmensa e importante obligación de exigir resultados, no quedarnos callados, pero para eso también nosotros tenemos que ser mejores, unidos, solidarios como sabemos serlo, pero que a veces se nos olvida, a los que nos dedicamos a este negocio del entretenimiento también nos ha tocado duro en cuestión de seguridad en este sexenio, que bendito sea Dios está a punto de terminar, en mi caso se metieron dos veces a robar a mi casa y sufrí dos asaltos a mano armada en esta insegurísima ciudad, y les tengo que confesar que sí me quedé traumado y tuve que recurrir a todo un sistema muy sofisticado de seguridad con 32 cámaras que vigilan y graban durante las 24 horas del día conectadas con seguridad pública, reja electrificada por todo el perímetro de la casa, policías en caseta, tuvimos que gestionar para cerrar la cuadra con policías, y además tener sensores de movimiento en mi casa con alarma, pero yo no soy el único que ha sufrido esto, resulta que le he tenido que dar los datos y contactar a varios compañeros que han tenido también que convertir su casa en un búnker, mi comadre Raquel Bigorra fue la primera, a quien también se le metieron a robar a su casa en algún momento, estando Alejandro, su marido, adentro, el segundo en armar así su casa fue Germán Ortega, mi querido Mascabrother, que estando de viaje en época decembrina, se quedó gente de seguridad a cuidar su casa y en cuanto salieron por unos refrescos, unos malnacidos se metieron a robar a su casa y lo vaciaron, todo esto en el pedregal, a mi querido Arath De la Torre, la misma historia, esto en avenida Toluca, y la última a la que le di el contacto y ya la armaron también fue a mi querida Annette Cuburu, que también ya sufrió el impacto de que se le metieran dos veces a robar a su casa, así que espero y exijo que todo esto cambie, yo pienso exigir resultados, debemos exigirlos y lo vamos a hacer. No se ustedes. He dicho.